CAMBIOS EN pH Y FLUJO SALIVAL SEGÚN CONSUMO DE BEBIDAS COLA EN ESTUDIANTES, 2009

Artículos Originales


CAMBIOS EN pH Y FLUJO SALIVAL SEGÚN CONSUMO DE BEBIDAS COLA EN ESTUDIANTES, 2009.

SALIVARY pH AND FLOW CHANGES IN STUDENTS ACCORDING TO CONSUMPTION OF COLA DRINKS, 2009.

Ricardo Gouet Elorrieta.*,
* Autor. Licenciado en Odontología, Egresado de la Universidad Del Desarrollo de Concepción, Chile. Coreo. rgouete@gmail.com

 

RESUMEN

Objetivo. El objetivo del presente estudio fue determinar los cambios en el pH y el flujo salival según el nivel de consumo de bebidas tipo cola en estudiantes de pregrado de la Universidad del Desarrollo de Concepción.
Métodos. Se seleccionó una muestra de 30 pacientes, a los cuales se colectó saliva no estimulada en 1 minuto, se analizó esta saliva para determinar su flujo a través de pipetas graduadas y el pH con un pHmetro. En el análisis de los resultados para conocer las variaciones de pH y el flujo salival en relación al nivel de consumo de bebidas tipo cola, se utilizó un criterio de significación estadística del 5% (p < 0.05). Como medida descriptiva de las variables pH y flujo salival se utilizó la media aritmética y como medida de variabilidad la desviación estándar.
Resultados. El Resumen Estadístico del pH salival y del flujo salival para cada uno de los 3 niveles de consumo muestra diferencias significativas entre las medias y medianas de los distintos grupos.
Conclusiones. De acuerdo a lo señalado anteriormente, se puede concluir que existe diferencia estadísticamente significativa entre las medias de pH y flujo salival de un nivel de consumo a otro con un nivel de confianza del 95,0%.

PALABRAS CLAVE: Flujo salival, pH salival, consumo de bebidas cola.


ABSTRACT

Objective. The aim of this study was to determine changes in salivary pH and flow according to the level of consumption of cola drinks in students of the Universidad Del Desarrollo from Concepcion, Chile.
Methods. The sample was of 30 patients, unstimulated saliva was collected in 1 minute, and this saliva was analyzed to determine flow through graduated pipettes and pH with a pH meter. In analyzing the results to know the variations of salivary pH and flow according to the level of consumption of cola drinks, we used a criterion for statistical significance of 5% (p <0.05). As a description of the variables salivary pH and salivary flow, arithmetic mean was used and as measure of variability the standard deviation.
Results. The Statistical Abstract of the salivary pH and salivary flow for each of the 3 levels of consumption shows significant differences between means and medians of different groups.
Conclusions. According to the above, one can conclude that exist statistically significant difference between means of salivary pH and salivary flow from a consumption level to another with a confidence level of 95.0%.
KEY WORDS: Salivary flow, salivary pH, Consumption of cola drinks.

INTRODUCCION

Las erosiones dentales que corresponden principalmente a destrucción mineral dentaria por sustancias químicas, son altamente influenciadas por la acidez del medio bucal. (1)
En la dieta del hombre interactúan diferentes alimentos y diferentes formas de consumo; no obstante, los ácidos líquidos contenidos principalmente en las bebidas de fantasía son comunes en todas partes del mundo. El consumo de este tipo de bebidas ácidas crece en consumo cada vez más en occidente. (1)
Chile ocupa el segundo lugar en el mundo en consumo per-capita de bebidas gaseosas. (2)
En la cavidad bucal existen grandes protectores del medio, dentro de los cuales destaca la saliva. Sin embargo la saliva sufre amplias variabilidades en su comportamiento. Así, el pH y el flujo salival pueden ser afectados por diversos factores como el tipo de dieta. (1)
La saliva es el factor singular de mayor importancia en el medio bucal. La ausencia de saliva es un condicionante para la formación de caries. (3)
Diversos autores han indicado que una alteración del flujo salival es un factor clave en el desarrollo de caries, enfermedad periodontal e infecciones oportunistas. (4, 5)
La saliva es necesaria para preservar la dentición, para la masticación, la deglución, el habla y la digestión. La falta de esta aboca a múltiples infecciones orales de repetición, a la pérdida de peso progresiva y a la desnutrición. Por todo esto una disminución severa en el flujo salival refiere a una importante disminución en la calidad de vida. (6)

La secreción diaria salival oscila entre 500 y 700 mL, con un volumen medio en la boca de 1,1 ml. Su producción está controlada por el sistema nervioso autónomo. En reposo, la secreción oscila entre 0,25 y 0,35 mL/min y procede sobre todo de las glándulas sub-mandibulares y sublinguales. Ante estímulos sensitivos, eléctricos o mecánicos, el volumen puede llegar hasta 1,5 ml/min. El mayor volumen salival se produce antes, durante y después de las comidas, alcanza su pico máximo alrededor de las 12 del mediodía y disminuye de forma muy considerable por la noche, durante el sueño. (7)
La saliva es indispensable para mantener la salud del medio bucal. Una disminución en el flujo salival es un problema importante de salud ya que la saliva lubrica los tejidos orales, limpia la cavidad oral e inicia el proceso digestivo mientras los alimentos son masticados. (8)
La saliva es un fluido primordial, porque actúa como un mecanismo defensivo para evitar caries y enfermedades periodontales. Investigaciones realizadas en la Universidad de Turku (Finlandia) demostraron que la saliva previene la aparición de infecciones como el herpes oral producto de su función inmunológica. (8)
Recientes investigaciones desarrolladas en el instituto Pasteur atribuyeron al flujo salival propiedades analgésicas y relajantes incluso mas efectivas que algunos agentes opiáceos. (8)

A pesar de que la saliva juega un papel fundamental en la reducción de los productos ácidos, existen mecanismos tampón específicos como son los sistemas del bicarbonato, el fosfato y algunas proteínas, los cuales además de este efecto proporcionan las condiciones ideales para eliminar ciertos componentes bacterianos los cuales son responsables de las principales patologías bucales y necesitan un pH muy bajo para sobrevivir. El tampón ácido carbónico/ bicarbonato ejerce su mayor acción cuando aumenta el flujo salival. (7)
Cuando el flujo salival fisiológico disminuye, algunos de los síntomas más frecuentes son: la sensación de ardor y dolor en la lengua, boca reseca, también hay alteraciones gastrointestinales, y aparecen dificultades para hablar, masticar, tragar y saborear los alimentos, que conducen a su vez, a trastornos de nutrición. También, hay aparición de fisuras en las comisuras de los labios, sed constante, predominio de aftas bucales, mucositis, acumulación de la placa dental bacteriana, halitosis, caries, esmalte dental desgastado, infección por Candida Albicans y dificultad en el uso de la prótesis dental en el caso de pacientes desdentados. Algunos autores plantean que en pacientes que usan prótesis dental, su roce ocasiona erosiones en la mucosa bucal. (9, 10)
El objetivo de este estudio fue determinar los cambios producidos en el pH y en el flujo salival según frecuencia de consumo de bebidas tipo cola teniendo en cuenta que la exposición a bebidas gaseosas se encuentra en constante aumento en nuestra sociedad actual.

MATERIALES Y METODOS


El estudio tiene un diseño metodológico observacional descriptivo de serie de casos realizado en una población de alumnos de entre 20 y 30 años, de ambos sexos, que asisten a la Universidad Del Desarrollo de Concepción, Chile.
Para reclutar la muestra se utilizaron encuestas validadas por el tutor experto a cargo.

La validación de las encuestas pretende garantizar que al cuestionario que se diseñe se le puedan aplicar los mismos criterios de validez y fiabilidad que exigimos a un esfigmomanómetro. Por tanto, como todo instrumento de medida, ha de reunir las siguientes características: ser adecuado para el problema que se pretende medir e intuitivamente razonable, ser válido, en el sentido de ser capaz de medir aquellas características que pretenden medir y no otras, ser fiable, preciso, es decir, con un mínimo de error en la medida, ser sensible, que sea capaz de medir cambios tanto en los diferentes individuos como en la respuesta de un mismo individuo a través del tiempo, delimitar claramente sus componentes, de manera que cada uno contribuya al total de la escala de forma independiente, estar basado en datos generados por los propios pacientes, ser aceptado por pacientes, usuarios, profesionales e investigadores.
Con estas encuestas se pudo identificar el consumo aproximado de bebidas tipo cola de los individuos y quiénes eran los interesados en participar. Se tomaron 30 sujetos de estudio que consumían bebidas tipo cola y se dividieron, según la frecuencia y la cantidad aproximada de litros por semana, en 3 grupos: consumidores bajos; consumían entre 0 y 0.9 litros aproximados por semana, consumidores medios; consumían entre 1 y 2.9 litros aproximados por semana y consumidores altos; consumían 3 o más litros aproximados por semana.

La metodología que se utilizó en el presente estudio, se basó en tomar muestras de saliva no estimulada en la mañana a los pacientes y a partir de estas muestras medir tanto el pH salival como el flujo salival. Para depositar la saliva se utilizo vasos estériles. A partir de esta muestra de saliva se midió el pH con un pHmetro con solución buffer de calibración a pH 4 y pH 7. Luego de esta misma muestra se midió el flujo salival con probetas graduadas de 10 ml.
Cuando se citó a los sujetos de estudios se procedió a llenar sus datos en la ficha de recolección de datos. Luego se tomó la muestra de saliva no estimulada de cada sujeto de estudio en un tubo de ensayo estéril. Para la prueba no estimulada para la secreción salival la persona se sienta en una posición derecha con su cabeza inclinada adelante para que la producción de saliva sea reunida en el piso de boca y entonces es dirigida a la salida de la boca por encima del labio. Se gotea saliva en la taza o embudo. El resultado de esta colección se expresa como mililitros por minuto y resulta de dividir el volumen salival por los minutos transcurridos. (11)
Antes de proceder a determinar el pH de una disolución, el pH-metro debe estar perfectamente ajustado, y el electrodo completamente limpio, enjuagándolo varias veces con agua destilada y secándolo con un papel suave y humedecido. Por último el electrodo debe sumergirse en la disolución teniendo precaución de que no roce con las paredes ni con el fondo del recipiente, y de que al menos, el líquido cubra perfectamente el diafragma del electrodo. Estas recomendaciones deben seguirse escrupulosamente para conseguir medidas reproducibles. (12)

Luego se procedió a medir el pH con un pHmetro calibrado con solución buffer calibradora a pH 4 y pH 7 y se consigno el valor en la ficha de recolección de datos. Los procedimientos seguidos estuvieron de acuerdo con las normas éticas de la Declaración de Helsinki de 2000. La participación de los pacientes contó con el debido consentimiento informado y durante la recolección de datos, se resguardaron todos los protocolos sanitarios correspondientes.
Para el análisis estadístico se utilizó un análisis de la varianza simple para pH y flujo salival. Se compararon los valores medios de pH y flujo salival para los para los 3 diferentes grupos de nivel de consumo.
Para establecer diferencias entre los niveles medios de flujo salival y pH se realizara un análisis de varianza simple (ANOVA), previa comprobación de los supuestos de normalidad (Shapiro-Wilks) e igualdad de varianzas (Bastlett)
En el análisis de los resultados para conocer las variaciones de pH y el flujo salival en relación al nivel de consumo de bebidas tipo cola, se utilizó un criterio de significación estadística del 5% (p < 0.05). Como medida descriptiva de las variables pH y flujo salival se utilizó la media aritmética y como medida de variabilidad la desviación estándar

RESULTADOS

El Resumen Estadístico del pH salival para cada uno de los 3 niveles de consumo muestra diferencias significativas entre las medias y medianas de los distintos grupos (tabla 1).

TABLA 1.Resumen Estadístico para el pH salival


Si se descompone la varianza de pH salival en dos componentes: un componente entre grupos y un componente dentro de los grupos, obtenemos un p-valor del test F inferior a 0,05, por lo que hay diferencia estadísticamente significativa entre las medias de pH salival de un nivel de consumo a otro con un nivel de confianza del 95,0% (tabla 1).


FIGURA 1. pH salival para los 3 distintos grupos de consumo.

El Resumen Estadístico del flujo salival para cada uno de los 3 niveles de consumo muestra diferencias significativas entre las medias y medianas de los distintos grupos (tabla 2).

TABLA 2. Resumen Estadístico para Flujo salival


Si se descompone la varianza del flujo salival en dos componentes: un componente entre grupos y un componente dentro de los grupos, obtenemos un p-valor del test F inferior a 0,05 por lo que hay diferencia estadísticamente significativa entre las medias de flujo salival de un nivel de consumo a otro con un nivel de confianza del 95,0% (tabla 2).

FIGURA 2. Flujo salival para los 3 distintos niveles de consumo.

 

DISCUSIÓN

Los hallazgos de este estudio demuestran que existe una diferencia significativa entre el pH y el flujo salival entre los 3 diferentes grupos de consumo de bebidas tipo cola.

En cuanto al pH salival tenemos un pH salival promedio de 6,81 para el grupo de alto consumo, un pH salival promedio de 7,29 para el grupo de consumo medio y un pH salival promedio de 7,53 para el grupo de consumo bajo. Un pH de 7 en el medio bucal, es ideal para la proliferación de microorganismos acidogénicos y acidúricos, citando dentro del interés odontológico, a los estreptococos y lactobacilos como principales entes biológicos en verse favorecidos ante estos valores de pH. (13)

En cuanto al flujo salival tenemos un flujo salival promedio de 0,69 (ml/min.) para el grupo de consumo alto, un flujo salival promedio de 0,77 (ml/min.) para el grupo de consumo medio y un flujo salival promedio de 1,08 (ml/min.) para el grupo de consumo bajo. En tal sentido, el papel que juega la saliva contra la caries dental es principalmente por su velocidad y cantidad de flujo, favoreciendo la limpieza de sustratos bacterianos y protegiendo las superficies bucales gracias a su capacidad amortiguadora, a las sustancias que incrementan el pH y a los agentes biológicos antimicrobianos presentes en su composición. (14)

Un suministro adecuado de saliva es fundamental para la preservación y mantenimiento de los tejidos orales. Los médicos y dentistas a menudo no valoramos los muchos beneficios de la saliva hasta que las cantidades de esta se reducen. Mucho se ha escrito sobre el tema de la hipofunción de la saliva, pero se presta poca atención al flujo salival y su correcta función. (15)

En este sentido, se ha demostrado que la tasa del flujo salival y su calidad influyen directamente en el proceso de desmineralización y remineralización de las estructuras dentales como parte del potencial cariogénico de la placa dental en formación, Por lo que una disminución del flujo y el pH salival según el consumo de bebidas cola permitiría, teóricamente, aumentar la predisposición a caries, principalmente ante la disminución de la función de barrido mecánico y la eliminación de azucares del medio bucal. La misma disminución del flujo y pH salival, técnicamente, pudiera expresarse como un aumento de cargas bacterianas, siendo este resultado ventajoso para la proliferación y maduración de placa dental y por consiguiente favorable para la aparición de patologías orales asociadas.

En muchos casos, el impacto de la sequedad en la boca de los pacientes, conlleva además a insomnio, irritabilidad, e incluso, depresión, y hasta pierden el interés por comer en compañía y por salir o por hablar en grupo, por eso, en muchos pacientes se ve afectada su calidad de vida desde el punto de vista de la sociabilidad. (16, 17)
El tratamiento farmacológico también juega un papel importante en la disminución del flujo salival total no estimulado (18, 19). Con respecto a los grupos de fármacos más habituales, parece que son los antihipertensivos los que generan mayor hiposialia (19), aunque fármacos como los tranquilizantes, sedantes, antipsicóticos, hipnóticos y algunos antidepresivos también se asocian con una disminución del flujo salival estimulado (18).

Debido a lo anterior todo paciente que estuviera consumiendo algún fármaco no fue incluido en el estudio.
Sin embargo, existen factores como la edad, el género y los cambios nutricionales que influyen en el flujo de saliva. (20)
Estos factores no fueron considerados en esta investigación y resultaría prudente incluirlos en estudios posteriores donde además se puedan comparar diversas presentaciones de bebidas.
Una vez realizado el análisis de los resultados y tomando en consideración los objetivos planteados en la presente investigación acerca de las modificaciones en el pH y el flujo salival según el nivel de consumo de bebidas tipo cola, se llegó a las siguientes conclusiones, se logró determinar que existe una significación estadística (p < 0.05) entre el pH salival y los distintos niveles de consumo de bebidas tipo cola. Esto expresa que la variación del pH salival está asociada significativamente con el nivel de consumo de bebidas tipo cola. En cuanto al flujo salival también existe significación estadística (p < 0.05) con el nivel de consumo de bebidas tipo cola. Esto expresa que la variación del flujo salival está asociada significativamente con el nivel de consumo de bebidas tipo cola.

REFERENCIAS

1. Núñez et al. Pérdida de flúor en piezas dentarias permanentes expuestas a refrescos: estudio comparativo in vitro. Avances en odontoestomatología 2006; 22(2): 141-146.

2. Vio. Realidad actual y epidemiológica nutricional en Chile 2005. [Consultado 20 de mayo de 2009]. Disponible en: http://www.medwave.cl/congresos/Osteologia2004/4/1.act.

3. De Estrada et al. Caries dental y ecología bucal, aspectos importantes a considerar. Rev. Cubana Estomatología 2006; 43(1).

4. Yeh K, Hatchl P, Jonson A, Dodds J. Association of salivary flow rates with maximal bite force. J Dent Res, 2000; 79(8): 1560-1565.

5. Ikebe K, Matsuda K, Morii K, Tomohiro H. Relationship between bite force and salivary flow in older adults. Oral Surg Oral Med Oral Pathol Oral Radiol Endod, 2007; 104: 510-522.

6. Solans et al. Pilocarpina oral en el tratamiento de la xerostomía y xeroftalmía en pacientes con síndrome de Sjögren primario. Med Clin 2004; 122 (7): 253-5

7. Llena. La saliva en el mantenimiento de la salud oral y como ayuda en el diagnóstico de algunas patologías. Medicina Oral, Patología Oral y Cirugía Bucal 2006; 11 (5): 449-455.

8. Bascones et al. Conclusiones del simposium de la sociedad española de medicina oral sobre “Xerostomía. Síndrome de boca seca. Boca ardiente”. Avances en Odontoestomatología 2007; 23 (3): 119-125.

9. Porter SR, Scully C, Hegarty AM. An update of the etiology and management of xerostomia. Oral Surgery, Oral Medicine, Oral Pathology, Oral Radiology Endodontics 2004; 97: 28-46.

10. Narhi TO, Meurman JH, Ainamo A. Xerostomia and hyposalivation; causes, consequences and treatment in the elderly 1999; 15: 103-16.

11. Medina et al. Utilidad de la saliva como fluidodiagnostico, Universidad Nacional del Nordeste, Argentina 2002. [Consultado 20 de mayo de 2009]. Disponible en: http://www.webodontologica.com/odon_arti_uti_saliv.asp

12. Dpto. Química Agrícola – Edafología Universidad de Córdoba. Prácticas de Laboratorio 2007. [Consultado 20 de mayo de 2009]. 23 (14). Disponible en: http://www.uco.es/~qe1marim/practicas_laboratorio_curso_2007-08.pdf

13. Negroni M. Microbiología estomatológica. Caracas: Médica-Panamericana; 1999.

14. Largerlof, F and Oliveby. Caries - protective factors in saliva. Adv Dent Res 1994; 8 (2): 229-238.

15. Humphrey S, Russell T. A review of saliva: normal composition, flow, and function. JProsthet Dent 2001; 85 (1): 162-169.

16. Thomson W M, Lawrence HP, Broadbent JM, Poulton R. The impact of xerostomia on oral-health-related quality of life among younger adults. Health and quality of life outcome 2006; 4: 86.

17. Ship JA, Pillemer SR, Baum BJ. Xerostomia in the geriatric patient. J Am Geriatr. Soc. 2002; 50 (3): 535-43.

18. Närhi TO, Meurman JH, Ainamo A, Nevalainen JM, Schmidt-Kaunisaho KG, Siukosaari P, et al. Association between salivary flow rate and the use of systemic medication among 76, 81, and 86 year-old inhabitants in Helsinki, Finland. J Dent Res 1992; 71: 1875-80.

19. Pujol T, Coma M, Pujol M, Postigo P. Prevalencia de xerostomía en la población general. Aten Primaria 1998; 21: 225-8.

20. Culp D, Richardson L. Regulation of mucous acinar exocrine secretion with age. J Dent Res 1996; 75 (1): 575-980.