Untitled Document

 

NIVELES DE RUIDO EN CLÍNICAS ODONTOLÓGICAS DE LA UNIVERSIDAD DE CARTAGENA

 

NOISE LEVELS IN DENTAL CLINICS OF THE UNIVERSITY OF CARTAGENA

 

 

Castro-Espinosa, Juana*
Ortiz-Julio, Sirly*
Tamayo-Cabeza, Guillermo**
González-Martínez, Farith***

________________________________________

*Odontólogas. Facultad De Odontología. Universidad De Cartagena
** Estudiante de semestre IX de Odontología. Universidad De Cartagena
*** Odontólogo Magíster En Salud Pública. Facultad De Odontología Universidad De Cartagena
........................................................................................................................................................................................................................................

 

RESUMEN

Objetivo. Describir los niveles de ruido a los que se exponen los estudiantes de odontología de la Universidad de Cartagena producto de sus prácticas formativas. Métodos. El presente trabajo fue realizado en las clínicas odontológicas de la Universidad de Cartagena, durante el segundo periodo del año 2014, valorándose los niveles de ruido a través de un equipo sonómetro marca PYLE- pspl41® y los factores relacionados a través de un cuestionario. Para el análisis fue usada la prueba ANOVA y el t –student, con un límite (p<0,05) para la significancia. Resultados.  La valoración de los niveles de ruido en las clínicas odontológicas reportó picos entre 79 a 84 decibeles, considerándose niveles por encima de los valores tolerables. Así mismo hubo diferencias a nivel del tipo de clínica (p<0,05), y la asignatura desarrollada (p<0,0000), el horario de atención (p<0,000) y el tipo de instrumento rotatorio usado (p<0,000). Conclusión. En general, el ruido generado en el ejercicio de la odontología, en especial en las clínicas odontológicas, supera los límites establecidos por la Normatividad vigente. Esto puede ser visto como un factor de riesgo para generar  problemas audiométricos para el futuro odontólogo, por lo que se recomienda la utilización de tapones auditivos obligatorios durante la formación odontológica.

PALABRAS CLAVE: niveles de ruido; clínicas odontológicas; instrumental rotatorio; estudiantes de odontología.

 

ABSTRACT

Objective.
To describe the noise levels exposure in dental students of the University of Cartagena because of their formative activities. Methods. The study was performed in the dental clinics of the University of Cartagena, during the second period of 2014, measuring the noise levels through PYLE- pspl 41® sonometer equipment and related factors through a questionnaire. For the analysis was realized ANOVA and T- Student test, with a limit (p<0.05) for the significance. Results. The measurements of the noise levels in dental clinics reported peaks between 79 to 84 decibels, considered higher than the normal levels that can be allowed. In the same way, there was differences related to the type of clinics (p<0.05), subject (p<0.0000), attention schedule (p<0.000) and the type of rotatory instrument used (p<0.000).   Conclusion.  In general, the noise levels made by the dentals activities, in special at the dental clinics, it is over the limits stablished by the current regulations. This can be seen like a risk factor to have audimetrics alterations in dental students; for this reason is recommend the obligatory utilization of earplug throughout the dentistry formation.

KEYWORDS: noise levels, dental clinics, rotatory instrumental, dental students.

 

INTRODUCCIÓN

El aumento de las fuentes productoras de ruido viene perjudicando la calidad de vida de las personas, acelerando el deterioro del aparato auditivo (1), por eso viene creciendo la preocupación con los ruidos presentes en el ambiente de trabajo (2-3).

El oído humano es uno de nuestros cinco sentidos, responsable de la audición y el equilibrio, que en óptimas condiciones nos mantiene en buena relación con nuestro entorno. El nivel de ruido tolerado por el oído humano es de 70 decibeles y más allá de esta medida cualquier sonido es perjudicial para el sistema auditivo. El ruido es causal importante de la contaminación por exceso o continuidad que puede afectar al propio oído, así como también al sistema nervioso (4).
El ruido es considerado un contaminante ambiental muy grave. La regulación y restricción de los niveles de ruido es necesaria en los ambientes laborales y comunitarios, con el propósito de mejorar la calidad de vida de la población (5).
El ruido produce hasta un 60% de reducción en la productividad, alterando las emociones del personal de odontología, la concentración y favoreciendo la accidentabilidad. La exposición continua al ruido produce problemas como hipoacusia (disminución de la audición), acúfenos, vértigos, alteraciones psicológicas, irritabilidad, cansancio, nerviosismo, cefaleas, disminución de la precisión y los reflejos, hipertensión (6). McClellan T (1993) (7), demostró que el uso de piezas de mano de alta velocidad, cuyos motores realizan un promedio de 300,000 a 400,000 revoluciones por minuto están relacionados con la posibilidad de sordera inducida por ruido.

Un factor importante a tomar en cuenta es el tiempo que permanece la generación del ruido, por lo que el uso prolongado de las piezas de mano de alta velocidad es un foco de atención para todos los odontólogos. A mayor tiempo de exposición mayor es el daño, por lo que el ruido generado por estos instrumentos, aunque parecieran no producir rangos muy altos de ruido, el factor tiempo, a la larga, puede producir daños irreversibles en la audición (8).

En este sentido, el objetivo del estudio fue describir los niveles de ruido a los que se exponen los estudiantes de odontología de la Universidad de Cartagena producto de sus prácticas formativas.

MATERIALES Y MÉTODOS

El presente estudio es de tipo descriptivo, realizado en cuatro clínicas odontológicas de la Universidad de Cartagena en donde se realiza el proceso de formación de los estudiantes de pregrado y postgrado dentro de las diferentes asignaturas practicas involucradas dentro del plan de estudios.

Para la selección de los lugares se tuvieron en cuenta las zonas de alto riesgo incluidas el cubículo odontológico donde se encuentra la unidad dental y los pasillos  que comunican con los diferentes cubículos. En estas clínicas están ubicados 80 unidades odontológicas.

Las mediciones de ruidos fueron realizadas utilizando un equipo sonómetro marca PYLE- pspl41®. Estas medidas fueron tomadas por cuadriplicado para verificar la consistencia del equipo. En cuanto a los momentos de la medición, se tuvo en cuenta al momento de usar los instrumentos rotatorios (piezas de alta velocidad) por parte de los estudiantes para los procedimientos operatorios dentro del cubículo. Cada operador estuvo ubicado dentro de cada cubículo seleccionado y en el centro de cada pasillo para obtener una medición estandarizada de los sitios, momentos y lugares establecidos.  Cada medición fue realizada con un intervalo de una hora en cada clínica, es decir por el tiempo de cada clínica correspondiente a 3 horas se tomaron 3 mediciones.

Estas mediciones se realizaron en tres momentos de tiempo; 1) Al inicio de las actividades clínicas. 2) A la mitad de las actividades clínicas. 3) Treinta minutos antes de terminar estas actividades. Cada medición se efectuó durante 15 segundos, registrando la cifra más baja y la más alta que se repetía con mayor frecuencia, de éstos dos valores se obtuvo la media. También se tuvo en cuenta otras variables relacionadas con la práctica formativa y que pueden influir en las mediciones de ruido como fueron el tipo de clínica, horario de atención y tipo y tiempo de uso de las piezas de alta velocidad. Estas se pidieron a partir de un cuestionario elaborado por los autores.

Para el almacenamiento de los datos obtenidos durante la recolección de información de los ruidos, se diseñó un formato con valores cuantitativos, el cual fue revisado por un especialista para evaluar la validez de apariencia, luego se realizó una prueba piloto para calibrar el equipo en cada una de las mediciones de ruido requeridas.

Todos los datos recolectados fueron tabulados en una base de datos en Excel. Inicialmente se evaluó el supuesto de normalidad de los datos a partir de test de Shaphiro Wilks, encontrándose distribución normal para todos los datos. Se usaron medias y desviaciones estándar para obtener un valor preciso de las cuatro mediciones obtenidas para cada caso. Para relacionar la media de las mediciones de acuerdo al tipo de clínica, el horario de atención y tipo y tiempo de uso de las piezas de mano, se utilizó el test de ANOVA de una vía, usando un pos-test de Dunnet, (p<0,05) para la significancia. Para comparar las diferencias entre las medias obtenidas entre el cubículo y el pasillo se utilizó la prueba t-student de grupos independientes, con un valor de p<0,05.

RESULTADOS

Las mediciones de ruidos obtenidos para la mayoría de los casos superan los límites marcados como los tolerados por el oído humano (OMS, 1980). Solo los valores obtenidos para el fondo de las clínicas estuvieron por debajo (Tabla 1).

Todos los promedios de los niveles de ruidos observados para las clínicas estuvieron por encima de los valores tolerados por el oído humano (OMS, 1980), siendo más altos para la clínica B (p<0,05) (Tabla 2).

Todos los promedios de los niveles de ruidos observados para los pasillos de las cuatro clínicas estuvieron por encima de los valores tolerados por el oído humano (OMS, 1980), no se presentaron diferencias estadísticamente significativas (Tabla 3).

En cuanto a los niveles de ruido observados para las diferentes marcas de piezas de alta velocidad; NSK, MTI originales y para las piezas que eran imitaciones de la marca NSK, se encontraron diferencias estadísticamente significativas, siendo menores para las piezas originales de marca NSK (p<0,05) (Tabla 4). Con respecto al tiempo de uso en meses de las piezas de alta velocidad, se presentaron diferencias estadísticamente significativas (p<0,000) (Figura 1).

Otro aspecto importante evaluado fueron los niveles de ruido de acuerdo a los diferentes horarios en los cuales los estudiantes asisten a las clínicas, siendo más altos los ruidos en el horario de 1:30pm (p<0,000). Así mismo también se observó diferencias con los niveles de ruido de acuerdo tipo de asignatura, siendo más altos en la clínica integral del adulto III (Figura 1).

Figura 1. A. Niveles de ruidos de acuerdo a las diferentes clínicas (R=Clínica restauradora; CP=Clínica pura; IA=Clínica integral del adulto; IN=Clínica integral del niño; AE=Clínica del adulto especial). B. Niveles de ruidos de acuerdo al horario. C. Niveles de ruidos de acuerdo a la marca de las piezas de alta velocidad. D. Niveles de ruidos de acuerdo al tiempo de uso de las piezas de alta velocidad.

 

DISCUSIÓN

El límite de ruido que es dañino para el oído humano es de 70 decibeles. La Norma Oficial Mexicana para la prevención y control de enfermedades bucales (NOM-013-SSA 2- 1994) contempla que las piezas de mano de alta velocidad de uso odontológico deben producir un ruido máximo de 87,3 decibeles, y de acuerdo con la Norma Ecológica (1994) la cual menciona que los ruidos permisibles son de 68 decibeles (de las 6 a las 22 horas) o de 65 decibeles ( de las 22 a las 6 horas), es evidente que los ruidos generados en las clínicas odontológicas en muchas ocasiones rebasan los límites permitidos (4).

Ante los resultados obtenidos, se observó que la media del ruido obtenida para las mediciones correspondientes a cada clínica odontológica fue de 81,6 dB. El valor máximo y mínimo producido fueron respectivamente, 100 dB y 66,3 dB. El valor máximo quedó sobre lo recomendado por la Norma NR-9 de 80,0dB, de acuerdo al Programa de Protección del Riesgos Ambientales (PPRA), mientras que estos valores quedaron por encima del límite de 65 dB establecido por la Norma NBR-10152 sobre seguridad acústica de trabajadores que ejecutan procedimientos minuciosos, que requieren máximo de atención (4).

En un estudio realizado en la Universidad Mariano Gálvez de Guatemala se observó que estudiantes de odontología que han utilizado instrumentos rotatorios de alta velocidad entre 3 y 6 años, el 16,9 % de la muestra presentaron pérdida auditiva, por lo que se encontró relación entre el tiempo y el uso del dicho instrumental, estos resultados también han sido reportados por otros autores (9,10).

Schubert y Glorig diseñaron una tabla para reflejar los niveles máximos diarios de exposición al ruido, basados en el tiempo de exposición diario durante 12 minutos en un día. Ellos declararon  que un dentista con un instrumento de alta velocidad podría estar expuesto a niveles de ruido de hasta 101 dB y no experimenta una pérdida auditiva superior a 600Hz (11).
Por otro lado, Kryter ha indicado que la exposición a sonidos de una intensidad con niveles superiores a 80 dB durante ocho horas diarias de continua exposición de cinco días por semana podría causar pérdida permanente de la audición. Por el contrario, la Salud y Seguridad Ocupacional Ley 196910 de 90 dB utilizado durante ocho horas al día de exposición continua, segura y poco probable que sea perjudicial para el oído (12).

Existen otros estudios en poblaciones latinoamericanas cuyos resultados son similares a los obtenidos en la población del presente estudio (13-19). En este sentido, se puede ratificar que son  los altos niveles de ruido a que están expuestos los estudiantes y personal presente en las clínicas odontológicas al momento de realizarse las actividades prácticas académicas en la facultad de odontología de la universidad de Cartagena, por eso es aconsejable la utilización de protector auditivo, pues además de evitar la PAIR - (Pérdida Auditiva Inducida por el Ruido), trae más comodidad al profesional (20).

Con los resultados de esta investigación queda establecido que los niveles de ruido obtenidos en las clínicas odontológicas de la universidad de Cartagena representan un riesgo para la buena salud auditiva de todos los expuestos y por lo tanto se abre camino para la implementación de acciones preventivas y el desarrollo de futuros estudios que determinen los efectos generados a nivel auditivo por la exposición a la intensidad del ruido reportado en este estudio. En este sentido es aconsejable que los estudiantes de odontología que realizan este tipo de prácticas formativas se les realice periódicamente, una evaluación audiométrica de 250 a 8.000Hz y en algunos casos la audiometría de alta frecuencia de, de 8 a 16 KHz.

Conclusiones

En general, el ruido generado en el ejercicio de la odontología, en especial en las clínicas odontológicas de la Universidad de Cartagena, supera los límites establecidos por la Norma Oficial Mexicana y la Ecológica; esto es señalado como “Contaminación Acústica Ambiental”, provocando daños en la audición del odontólogo, por lo que se recomienda la utilización de tapones auditivos obligatorios durante el ejercicio de la profesión.


REFERENCIAS


1. Garbin AJ, Garbin CA, Ferreira NF, Luiz N. Evaluación de la incomodidad ocupacional: nivel del ruido de una clinica de graduacion. Acta Odontol Venez. 2006;44:42-6.
2. Kurmis A, Apps S. Occupationally-acquired noise-induced hearing loss: a senseless workplace hazard. International journal of occupational medicine and environmental health. 2007;20:127-36.
3. Saquy PC, Pécora JD, Saquy Sobrinho J. Iluminação do consultório odontológico. Rev. Assoc. Paul. Cir. Dent. 1994;48:1467-70.
4. Pujana A. Medición del ruido generado en el ejercicio de la Odontología. Revista Odontológica Actual. 2007:24-8.
5. Seidman MD, Standring RT. Noise and quality of life. International journal of environmental research and public health. 2010;7:3730-8.
6. Brusis T, Hilger R, Niggeloh R, Huedepohl J, Thiesen KW. [Are professional dental health care workers (dentists, dental technicians, assistants) in danger of noise induced hearing loss?]. Laryngo-rhino-otologie. 2008;87:335-40.
7. McClellan T. Noise levels in the dental office. Illinois dental journal. 1992;62:327.
8. Soto MO, Castañeda J, Rodríguez Y, Triana C. Comportamiento auditivo en odontólogos y auxiliares de odontología que hacen uso de la pieza de mano como herramienta de trabajo (Estudio descriptivo). Umbral Científico. 2009;14:27-47.
9. De León Méndez J. Evaluación de la perdida de la audición por el uso de turbina dental. Universidad mariano Gálvez de Guatemala.2006;5:60-67.
10. Álveraz C. Consejos Ergonómicos: Diseño de Clínicas Odontológicas. Profesión Dental. 2004;7:14-21.
11. Schubert E, Glorig A. Noise exposure from dental drills. J Am Dental Association.  2002; 5(2):320-326.
12. Kryter KD. Hazardous exposure to intermittent and steady state noise. J Accoust Soc Amer. 2006, 4 (2):391-451.
13. Garbin AJ. Evaluación de la incomodidad ocupacional: nivél del ruido de una clínica de graduación.  Acta odontológica venezolana. 2006; 44(1):45-50.
14. Vermeer WP, Passchier WF. Noise exposure and public health. Environ Health perspect 2000;108:123-131.
15. Souza HMR, Mattos UAO, Nunes FP. Nível de ruído produzido por turbina dealta rotação em consultório odontológico. Rev. Bras. Odontol., 2002; 59:169-l72.
16. Nekhorosshev AS, Anilova NB. Characteristics of work conditions ofdentists in therapeutic dentistry offices. Med T r Prom E 2006.11:42-43.
17. Muzammil M, Khan AA, Hasan F, Effect of noise on human performance under variable load in a die casting industry- a case study. J Environ. Science Eng 2004;46:49-54.
18. Kryter KD, et al.Hazardous exposure to intermittent and steady state noise. JAccoust Soc Amer .2006;4:391-451
19. Kadanakuppe S, Bhat PK, Jyothi C, Ramegowda C.Assessment of noiselevels of the equipments used in the dental teaching institution, Bangalore. IndianJournal of Dental Research. 2011;22:424-431.
20. 14. Szyma?ska J. Work-related noise hazards in the dental surgery. Ann. Agric. Environ. Med. 2000;7:67-70.