Untitled Document

EFECTIVIDAD DE INSTRUCTIVO PEDAGÓGICO PARA PROMOVER LA HIGIENE BUCAL EN POBLACIÓN CON DISCAPACIDAD AUDITIVA.

EFECTIVIDAD OF INSTRUCTIVE EDUCATIONAL TO PROMOTE HYGIENE ORAL IN POPULATION WITH DISABILITIES HEARING

 

 

Ruth Ángela Gómez Scarpetta1
Lorena Durán Arismendy2
Claudia Jazmín Morales Achury3
Diana Forero Escobar4
Leidy Lorena Moreno Rojas5

Dily Mayerly Sánchez Perdomo6

Recibido 13 de Marzo 2015/Enviado para modificación 28 de Marzo 2015/ Aceptado 28 de Abril 2015

 

________________________________________

1 Ms.Epidemiología, Coordinadora de Investigación Facultad de Odontología, Universidad Cooperativa de Colombia Villavicencio
2
Odontopediatra, Decana Facultad de Odontología Universidad Cooperativa de Colombia Villavicencio
3
Odontóloga, Universidad Cooperativa de Colombia Villavicencio
4
Ms.Administración Salud, Jefe de programa, Facultad de Odontología Universidad Cooperativa de Colombia Villavicencio
5Odontóloga, Universidad Cooperativa de Colombia Villavicencio

6Odontóloga, Universidad Cooperativa de Colombia Villavicencio

........................................................................................................................................................................................................................................



RESUMEN

Objetivo. Probar la efectividad de un Instructivo Pedagógico Multimedia (IPM) y prácticas de cepillado para mejorar los hábitos de higiene bucal en pacientes con discapacidad auditiva. Métodos. Se intervinieron 42 niños y niñas sordos, de 5 y 17 años de edad; cumpliendo con la normatividad nacional e internacional de bioética. Se encuesto a los padres acerca de las prácticas de higiene bucal de sus hijos. Se tomó Índice de Placa Bacteriana (IPB) de los niños (O`Leary). Se diseñó y presentó el IPM a los niños, padres de familia o acudientes y docentes. Seis meses después se realizó un nuevo control de IPB y se aplicó de nuevo la encuesta. Se compararon los promedios de placa bacteriana y frecuencia de uso diario de técnicas de higiene bucal mediante la pruebas estadísticas paramétricas (t- para muestras pareadas) y los porcentajes de prácticas de higiene bucal antes y después de la intervención con prueba de Chi2 con corrección de yates (α<0,05). La encuesta fue validada (consistencia alfa de Cronbach de 0,82). Los examinadores clínicos calibrados por experto, aceptando valores de Kappa > 80 % tanto para inter como para intra-examinador. Se utilizó paquete estadístico SPSS 21.0 licenciado por la Universidad. Resultados. La Frecuencia de cepillado, incrementó en un 35,7 %. El promedio de uso de enjuague bucal cambio de 0,33 a 1 vez al día, el Índice de placa bacteriana disminuyó de 45,3 %, a 20,6 % (p<0,05). Conclusiones. Se logró probar la efectividad del IPM diseñado para mejorar los hábitos de higiene bucal en pacientes con discapacidad auditiva.

PALABRAS CLAVE: Índice placa dental; prevención primaria; higiene oral; educación; salud oral; sordo.

 

ABSTRACT

Objective. Test the effectiveness of a Instructive Educational Multimedia (IPM) and the practices of brushing to improve oral hygiene in patients with hearing disability. Methods. 42 deaf children aged 5 and 17 years old were included; fulfilling national and international standards on bioethics. All parents were surveyed about oral hygiene practices of their children. The initial Bacterial Plaque Index (IPB) of children (O'Leary) was taken. This initial IPM was designed and introduced to children, parents or guardians and teachers. Six months later a new IPB control was performed and reapplied the survey. The average of plaque and frequency of daily use of oral hygiene techniques using parametric statistical tests ( t- paired samples) and the percentages of practice of oral hygiene were compared before and after the intervention with Chi2 test wiht Yates correction (α <0.05). The survey was validated (consistency Cronbach alpha 0.82). The examiners were calibrates by Clinical expert, accepting Kappa values> 80% for both inter and intra-examiner. SPSS 21.0 university license was used. Results. The frequency of brushing, increased by 35.7%. The average of mouthwash use changed from 0.33 to 1 time per day, the bacterial plaque index (IPB) decreased from 45.3% to 20.6% (p <0.05). Conclusion. It was possible to test the effectiveness of IPM designed to improve oral hygiene in patients with hearing disability

KEY WORLDS: Dental Plaque Index; Primary Prevention; oral hygiene; education, Oral Health; Deaf.

 

INTRODUCCIÓN

Más del 5 % de la población mundial (360 millones de personas) padece pérdida de audición discapacitante (328 millones de adultos y 32 millones de niños). Por pérdida de audición discapacitante se entiende una pérdida de audición superior a 40dB en el oído con mejor audición en los adultos, y superior a 30dB en el oído con mejor audición en los niños. La mayoría de esas personas vive en países de ingresos bajos y medianos (1).

Según censo general DANE 2005 por cada 100 Colombianos 6,3 tienen una limitación permanente. De un total de 45.325.260 personas, 2.624.898, (6,3 %) presentaron una discapacidad permanente. De este porcentaje de población en discapacidad, el 17,3 % presenta una discapacidad auditiva, representados en 455.718 individuos con limitación permanente para oír. En proyecciones realizadas en el año 2010, de 685.859 niños nacidos vivos cerca de 3.996 niños tendrían una pérdida auditiva permanente convirtiéndose esto en un problema de salud pública, sin contar con el otro 50% de niños con otro grado y naturaleza de pérdida auditiva sin detectar. De igual manera el registro presenta más hombres que mujeres con dificultad para oír, representados en 52 % y 48 % respectivamente. En cuanto a la edad, se observa que el 51 % tiene 60 años o más, el 15 % se encuentra entre los 45 a 59 años; el 22 % entre los 15 a 44 años y el 12 % está entre 0 a 14 años (2).

Según la OMS “las personas con alguna discapacidad tienen una mayor demanda de asistencia sanitaria que quienes no padecen discapacidad, y también tienen más necesidades insatisfechas en esta esfera; por otra parte las actividades de promoción de la salud y prevención de las enfermedades solo raras veces tienen como destinatarias a las personas con discapacidad. Estas personas son particularmente vulnerables a las deficiencias de los servicios de salud. Pudiendo experimentar una mayor vulnerabilidad a afecciones secundarias, comorbilidad, enfermedades relacionadas con la edad y una frecuencia más elevada de comportamientos nocivos para la salud y muerte prematura. Las personas con discapacidad tropiezan con una gran variedad de obstáculos cuando buscan asistencia en salud, entre ellos la falta de servicios apropiados para las personas con discapacidad es una barrera importante que impide el acceso a la asistencia sanitaria, así como las Aptitudes y conocimientos inadecuados del personal sanitario” (3). Lo anterior sumado al desconocimiento de los problemas bucodentales de los pacientes discapacitados, asociados a sus propias reacciones emocionales, las de sus familiares, así como las del profesional en salud bucal, incrementan las barreras en el acceso a los servicios de atención (4).

Siguiendo las recomendaciones del OMS a los estados “Evaluar las políticas vigentes y los servicios actuales, determinar las prioridades para reducir las desigualdades sanitarias y planificar el mejoramiento del acceso y la inclusión” en Colombia se cuenta con el marco normativo que en teoría garantiza la accesibilidad a los servicios de salud de las personas con discapacidad tales como la Constitución Política y los referentes legales que sobre la Salud Oral existen (Norma 0412 de 2000 (5), Resolución 3577 de 2006 (6) y la Resolución 3039 de 2007) (7); en las cuales la prevención es definida como eje fundamental los actos relacionados con el mejoramiento de las condiciones de vida de cualquier población, en el que la educación es un “aspecto básico para cambiar paradigmas de la población acerca del proceso salud-enfermedad” .

Diferentes estudios han demostrado que enfermedades bucales como la caries muestra una alta prevalencia en la población general, afectando en mayor grado a poblaciones discapacitadas dentro de las que se incluyen las personas sordas (8,9) Sin embargo para Colombia, en la última encuesta nacional de salud bucal (ENSAB IV), se encuentran cifras de indicadores de salud bucal para población general y no se reportan datos que permitan valorar la situación actual de salud bucal de poblaciones con discapacidades auditivas (10). Sumado a lo anterior, según datos de la Organización Mundial de la Salud, dos terceras partes de la población portadora de deficiencias no recibe atención bucodental alguna y aunque los porcentajes estimados de población con discapacidad varían de una región a otra, los aspectos de salud integral para este grupo poblacional no incluyen su rehabilitación bucodental (2).

En consecuencia con lo anterior y teniendo en cuenta que la atención odontológica al paciente discapacitado va cobrando cada día más interés en los profesionales de la salud, principalmente en aquellos que tienen una concepción integral de la misma y que son muy pocas las estrategias pedagógicas diseñadas para educar en higiene oral a personas con discapacidad auditiva, éste estudio buscó probar la efectividad de un Instructivo Pedagógico Multimedia con lenguaje de señas junto con prácticas de cepillado, para mejorar los hábitos de higiene oral en los pacientes con discapacidad auditiva de una Escuela Bilingüe de Sordos ubicada en Villavicencio, departamento del Meta-Colombia; diseñado e implementado, como herramienta adecuada para la prevención de enfermedades bucales, relacionadas con la higiene bucal en ésta población.

MATERIALES Y MÉTODOS

Se realizó un estudio cuasi-experimental. Con diseño antes y después en el que participaron todos los 42 menores sordos y sordomudos, asistentes a la escuela bilingüe de sordos, durante el año 2014, cuyos padres aceptaron y autorizaron voluntariamente la participación en el estudio a través del consentimiento informado y asentimiento de los menores. El estudio obtuvo el aval del comité de Bioética de la Universidad Cooperativa de Colombia. Cumpliendo así con la normatividad nacional e internacional vigente para estudios en los que participan seres humanos.

Inicialmente se elaboró una encuesta para los padres, la cual fue previamente validada en prueba piloto con 10 padres o acudientes para valorar la comprensión, ordenamiento, extensión de las preguntas y duración de la aplicación del cuestionario. La validez de contenido fue valorada por tres jueces expertos. Se validó consistencia con alfa de Cronbach de 0,82 y la estabilidad temporal se validó con coeficientes de correlación intraclase que variaron del 80 % al 87 % para las variables cuantitativas e índice Kappa de concordancia de 0,8 para la variable cualitativa, con prueba de fiabilidad de test-retest.

El cuestionario se aplicó en forma personal a cada uno de los cuidadores de los respectivos niños, indagando datos sociodemográficos, prácticas y percepción de higiene bucal de sus hijos. Con un total de 13 preguntas estructuradas, distribuidas como 7 Sociodemográficas, 5 para para indagar prácticas de higiene y cuidado de la salud bucal y 1 para la percepción de los padres acerca de la higiene bucal de sus hijos.

Posteriormente se realizó el examen clínico oral a los menores, evaluando la cantidad de Placa Bacteriana existente en la cavidad bucal, por medio del índice de O`Leary. Este examen fue realizado por dos odontólogos quienes fueron previamente calibrados por un experto en la medición del índice de placa bacteriana, obteniendo Kappa de 89 % intraobservador y de 85 % entre observadores.

Partiendo de los hallazgos de la encuesta de diagnóstico, se diseñó el Instructivo Pedagógico Multimedia que suministra información sobre enfermedades y cuidados de la salud bucal; primero se elaboró el manual de la herramienta pedagógica; para ello se contó con apoyo de personal especializado en comunicación, siguiendo las recomendaciones teóricas dadas por expertos en diseño de herramientas pedagógicas para personas con discapacidad auditiva (11, 12, 13) y el soporte tecnológico adecuado utilizando el programa Adobe Flash. El grupo de odontólogos seleccionó la mejor información objeto de enseñanza y aprendizaje para la población a intervenir y se diseñó el guion. Posteriormente se realizó la grabación del lenguaje de señas, para lo que se contó con la colaboración de un docente de la escuela de sordos.

En una prueba piloto se presentó el Instructivo Pedagógico Multimedia (IPM) a tres expertos en diseño de material didáctico, a tres profesores de la escuela de sordos a 4 menores sordos y sordomudos y a tres padres de familia, quienes evaluaron la pertinencia, contenido y comprensión de la información del IPM. Una vez realizados los ajustes sugeridos en la prueba piloto, se presentó el instructivo pedagógico a los 42 menores de la escuela de sordos, por medio de computadores portátiles, en los cuales cada menor tuvo la oportunidad de ver e interactuar con la herramienta, la cual al finalizar las instrucciones en higiene y salud bucal narradas mediante una historieta de dibujos animados, presenta un juego interactivo que le permite al menor revisar algunos conceptos claves de lo enseñado. La interacción de los menores con el IPM se realizó una vez a la semana durante un mes, con un total de 4 interacciones para cada menor. Cada sesión fue reforzada con práctica de cepillado, dirigida por un profesor de la institución educativa quien previamente había sido instruido por los odontólogos. Seis meses después de terminada la intervención se realizó un nuevo control de índice de placa bacteriana a los menores y encuesta a los padres para verificar la efectividad del IPM de para promover la higiene oral en esta población y de las prácticas de cepillado en los niños.

Para el análisis de la información se utilizó en paquete estadístico SPSS 21.1, licenciado por la Universidad Cooperativa de Colombia. Con prueba de hipótesis mediante la comparación de los promedios de índice de placa bacteriana, mediante la pruebas estadísticas paramétricas de comparación de promedios t- para muestras pareadas; luego de probar la distribución de normalidad de los datos mediante el test de Shapiro-Wilk (p=0,3), Homocedasticidad con el test de Levene (p=0,08) e independencia al existir solo un dato de IPB para cada individuo tomados antes y después de la intervención. La comparación de la frecuencia de uso diario de técnicas de higiene bucal, medidas antes y después de la intervencióintervención con la prueba de Chi2 con corrección de yates; tomando como significativos los valores p<0,05, para ambas pruebas.

RESULTADOS

La edad promedio de los 42 niños fue de 12 años, con una desviación estándar de 3,3 años, una edad máxima de 17 años y edad mínima de 5 años. La mediana de la edad fue de 5 años. En cuanto al género de los niños, el 57,1 % son niños del género masculino. El 28,6% del total cursaban el grado quinto. El 85,7 % de los niños que componen la muestra son de estrato 1 y 2, el 11,9 % son de estrato 3 y de estrato 4 el 2,4 %.

En cuanto a la frecuencia del cepillado reportada por los padres en la encuesta de diagnóstico, se observó que en promedio, los menores se cepillaban 2 veces al día. La frecuencia del cepillado reportada en la segunda encuesta, fue en promedio de 2,7 veces al día (p=0,000003).

El promedio de uso de seda dental inicial fue de 0,28 veces al día. En general, la gran mayoría de los niños (83,3 %) no usaba seda dental. Posterior a la intervención el promedio de uso de seda dental fue de 1.76 veces al día (p=0,000000) y el 76.2 % de los padres de los menores reporto que su hijo estaba usando seda dental al menos una vez por día. Antes de la intervención el promedio de uso de enjuague bucal fue de 0,33 veces al día. El 86,3 % de los padres reportaron que su hijo no usaba enjuague bucal. El promedio de uso de enjuague bucal en la segunda encuesta de los padres fue de 1 vez al día (p= 0,000056) y el 67,7 % refirió que su hijo empezó a usar enjuague bucal al menos una vez por día. En cuanto a la percepción de los padres sobre la calidad del cepillado de los dientes de sus hijos. En la primera encuesta el 26,2 % creían que los menores se cepillaban bien y luego de la intervención el 69 % tenían una buena percepción del cepillado de sus hijos (p= 0.00084 )(Fig 1).

 

El promedio inicial del índice de O`Leary de placa bacteriana de los menores fue de 45,3 %, (DS 19.3), un índice máximo de 79 % y mínimo del 15 %. Después de la intervención, el promedio del Índice paso a 20,6 %, (DS 9,1), un índice máximo de 38 % y mínimo del 9 % (p= 0,000000). Todas las pruebas estadísticas de comparación entre variables, antes y después de la intervención, arrojan resultados estadísticamente significativos (P<0,05) (tabla 1).

DISCUSIÓN

Las limitaciones en la comunicación oral de las personas con discapacidad auditiva y las personas hablantes, representan una importante barrera para la accesibilidad a la prestación de servicios de salud bucal, dado los componentes afectivos asociados a la situación de discapacidad, en virtud del conflicto entre la compasión por el daño biológico que posee este grupo de personas y sentimientos de rechazo provocados por comportamientos de naturaleza negativa e inquietante, que enfrentan los profesionales de los servicios de salud bucal y que son afrontados, en muchas ocasiones, por medio de la evasión del contacto directo con las personas sordas (14).

Por otra parte; como concluye Tutuy (2012), para afrontar esta situación y alcanzar con éxito los objetivos propuestos de tratamiento, los profesionales están obligados a emprender acciones basadas en una forma de entender a las personas con discapacidad como individuos con igualdad de oportunidades, evitando la discriminación y favoreciendo la accesibilidad (15), por ello el profesional odontólogo debe conocer y emplear estrategias para mejorar la comunicación, en pacientes con diversidades funcionales sensoriales (sordera y ceguera) utilizando lengua de señas, escritura, uso del braille, lectura de labios y estimulando la senso-percepción de la vista, tacto y oído del paciente; se recomienda realizar estudios acerca de cada estrategia utilizada en pacientes con diversidad funcional para determinar su efectividad (16), lo cual demuestra la pertinencia de este estudio.

El odontólogo, debe tener una buena comunicación con el paciente, que le permita recibir toda la información posible acerca de su estado físico, mental, social y ambiental (17), sin embargo, algunos profesionales tienen deficiencias en la preparación y conocimiento limitado para la atención del paciente con discapacidad auditiva, a pesar de la alta demanda de servicios de salud que van desde la atención primaria hasta la rehabilitación de las diferentes morbilidades bucales, que se ven incrementadas en las poblaciones con alguna discapacidad (4,8,9). Jain y colaboradores (18) estudiaron el estado bucal y la necesidad de tratamiento de 127 pacientes jóvenes sordos. El hallazgo más importante del estudio fue la alta prevalencia de caries y la deficiente higiene oral, esto último coincide con los hallazgos de este estudio que determinaron un promedio inicial del índice de O`Leary de placa bacteriana de los menores de 45,3 %, (DE=19,3), con un índice máximo de 79 % y mínimo del 15 %, una frecuencia del cepillado en promedio de 2 veces al día, el 83,3 % de los niñniños no usaba seda dental, ni enjuague bucal y tan solo el 26,2 % de los padres creían que los menores se cepillaban bien, en la medición inicial.

Dentro de las estrategias encontradas para superar la barrera de comunicación entre el odontólogo y el paciente con discapacidad auditiva están las recomendadas por Garbin (2008), “la comunicación, a través de intérpretes, conlleva a que no se transmita la información con la misma intensidad y precisión con que se emite, ni con los énfasis que se requieran, para empoderar al paciente en asumir el autocuidado de su salud bucal. Allí refiere como diferentes autores identifican diferentes formas de comunicarse, y la importancia de establecer dicha comunicación para que el paciente asuma el control de su cuidado; tal es la afirmación de Wolf (2002) quien relató que la técnica comunicativa de "enseñar es hacer"; Huether y Born (1982) sugieren establecer el medio preferencial del sordo; según Hector y Gelbier (1989), el cirujano oral debe hablar en un tono normal de voz, un poco más despacio que lo de costumbre o en ritmo normal, siempre de frente para el paciente, con buena iluminación. Clark et al (1986) también sugieren: hablar mirando al paciente aunque haya un intérprete; usar gestos y expresiones faciales; y cuando se use la escrita, que se usen palabras clave; lenguaje sencillo y objetivo; preguntar siempre que no se comprenda lo que se quiere transmitir, entre otras (19).

Al respecto, también se encuentran la de San Bernardino y colaboradores (20) proponiendo reglas básicas para mejorar la comunicación con el paciente que presenta discapacidad auditiva, entre éstas destaca el conocer la forma de comunicación que éstos emplean para su desarrollo social, considerando los diferentes métodos, como utilizar lengua de señas, lengua escrita, lectura de labios o la mezcla de alguno de éstos. Es relevante conocer la conducta del paciente sordo, ya que de acuerdo con esto, deberán hacerse ciertos ajustes durante la consulta (20).

En el 2000 Champion y colaboradores (21) indica que es útil que el odontólogo, mientras habla con el paciente, se retire el tapaboca para facilitar la utilización de signos, gestos y la interpretación de los labios que pueden mejorar la comunicación con niños sordos; Dougall y colaboradores (22), mencionaron el uso de audífonos, en caso de personas hipoacúsicas; corroborando que el dispositivo esté encendido, pues muy a menudo éste se apaga debido a la interferencia que se puede producir en estrecha proximidad al profesional y algunos equipos dentales (20).

A causa de lo anterior, desde la academia se han venido diseñando programas orientados a implementar estrategias educativas dirigidas a la promoción de la salud bucal y la prevención primaria de las enfermedades bucales de poblaciones discapacitadas, dentro de las que se cuenta la población sorda (23-25). En este marco se realizó el presente estudio de acuerdo a lo recomendado por Fátima et Col en el 2013 (16), de profundizar en las técnicas más efectivas basadas en conocimientos científicos, para manejar pacientes en consulta odontológica con diversidad funcional, dentro de las cuales se incluye sordera, teniendo ello como principal objetivo establecer una comunicación efectiva. Por esta razón a través del convenio con la institución educativa para Sordos del colegio Departamental de la Esperanza, de la ciudad de Villavicencio-Meta-Colombia y la Facultad de Odontología de la Universidad Cooperativa de Colombia, se diseñó un IPM para 42 menores sordos y sordo-mudos, en el cual se involucraron activamente a los padres de los menores, dada la gran dependencia que suelen tener estos niños, teniendo en cuenta que son los padres los primeros intérpretes y de los cuales dependen el comportamiento y conducta ante las diferentes etapas de la vida (26). Así como los docentes de la institución educativa como facilitadores en la comunicación entre el grupo de odontólogos y los menores y sus padres. Generando así, una contribución desde la academia en pro de mejorar la accesibilidad y las condiciones de salud bucal de la población sorda y que a la vez sirva de herramienta de apoyo a los profesionales de la odontología para brindar una mejor atención en salud a este tipo de pacientes.

El enfoque didáctico para el diseño de la herramienta educativa (IPM) para mejorar la salud bucal de los niños sordos, consideró el componente de medios, los cuales según Zayas y col, sirven de instrumentos operativos, como fuente de actividades y como generadores de actos comunicativos; esto enriquece las percepciones y las sensaciones, provoca y mantiene el interés, concreta y promueve procesos de aprendizajes constructivos en esta población (27), lo anterior basados en las orientaciones pedagógicas para la atención educativa a estudiantes con limitación auditiva del ministerio de educación nacional (28), el cual menciona que para la accesibilidad a las comunicaciones con los estudiantes sordos es pertinente la utilización de equipos de y material didáctico, como diapositivas, películas, láminas, material concreto, etc; además requiere de muchas experiencias visuales para comprender y significar la realidad, relacionadas con el sistema de comunicación que haga accesible el conocimiento y el desarrollo del pensamiento; de tal forma el diseño del IPM, tuvo como propósito a través de la utilización del lenguaje de señas, propio de la población de estudio e interpretado por un docente que contaba con la confianza de los menores y sus padres, optimizar la expresión oral para la enseñanza del cuidado de la salud bucal de esta población, evidenciado ello, en la disminución de los IPB, aumento en la frecuencia de cepillado, uso de seda y enjuague bucal en los niños intervenidos; por lo anterior se puede afirmar que la implementación de esta herramienta como parte de un programa educativo en salud bucal demostró ser efectivo en el mejoramiento de los índices y prácticas de higiene bucal en la población intervenida, coincidiendo con los resultados de uno de los pocos trabajos realizados en este mismo campo, como es el trabajo de Vilvey et al. En el que se diseñó e implementó un programa adecuado a población con limitaciones especiales mejorando las condiciones generales de la salud bucal de dicha población (24).

Así mismo, se puede certificar que el IPM se elaboró teniendo en cuenta el soporte teórico y técnico vigente para la elaboración de ayudas pedagógicas y audiovisuales para este tipo de población (11-13,26), así como la valoración de su contenido y pertinencia por parte de los expertos y de la población a la que va dirigido, lo que garantiza su validez didáctica para lograr el objetivo propuesto de superar las barreras de comunicación y a la vez permitir motivar a los profesional para brindar una atención primaria en salud bucal adecuada a personas con limitaciones auditivas (23).

Lo anterior evidencia que la implementación de programas pertinentes y acordes con las necesidades específicas de las poblaciones especiales, logran disminuir las brechas e inequidades en salud, alcanzando índices de éxito similares a los mostrados por programas de educación en atención primaria dirigidos a poblaciones sin limitaciones especiales (24, 29). Así mismo, se evidencia que la implementación de esta estrategia en la institución educativa para Sordos del colegio Departamental de la Esperanza, de la ciudad de Villavicencio-Meta-Colombia, contribuirá al mejoramiento de la salud bucal de los niños y niñas que asisten a dicha institución.

Para lograr la aplicación y reproducibilidad de esta estrategia educativa en poblaciones similares, es necesario tener en cuenta que el lenguaje utilizado debe ser acorde a la cultura y dialéctica propia de las poblaciones, así como garantizar su continuidad en el tiempo para poder impactar de forma permanente y a largo plazo su morbilidad bucal.

 

Conclusiones
Se puede concluir que la intervención realizada con el Instructivo Pedagógico Multimedia (IPM) fue efectivo para mejorar los hábitos de higiene bucal en pacientes con discapacidad auditiva de 42 niños y niñas que asisten a la institución educativa para Sordos del colegio Departamental de la Esperanza, de la ciudad de Villavicencio-Meta-Colombia, ya que mejoró de manera significativa las condiciones y hábitos de higiene bucal en esta población. Esto demuestra que la participación activa de la familia y los cuidadores de los niños en la educación en hábitos de higiene a través de herramientas innovadoras y apropiadas a las condiciones físicas, logran superar las barreras de comunicación, incrementan la motivación y garantizan la permanencia de los hábitos adquiridos en los menores intervenidos.

 

REFERENCIAS

1. República de Colombia, Ministerio de Protección Social, Censo poblacional del Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas, 2005.

2. Organización mundial de la salud, Discapacidad y salud, Nota descriptiva N°352, diciembre de 2014; disponible en: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs352/es/

3. Ríos Y. Paciente discapacitado. normas para su atención en odontología. Universidad Médica Santiago de Cuba. Santiago de Cuba 2006 .Disponible en: http://www.odontologia-online.com/verarticulo/Paciente_discapacitado._Normas_para_su_atencionen_Odontologia..html

4. República de Colombia, Ministerio de Salud. Resolución 00412 del 25 de Febrero de 2000.

5. República de Colombia, Ministerio de la Protección Social, Plan Nacional de Salud Bucal. Resolución 3577 de Septiembre 28 de 2006.

6. República de Colombia, Ministerio de la Protección Social. Plan Nacional de Políticas Públicas en Salud. Decreto 3039 del 10 de agosto de 2007.

7. Hong W. Survey and analysis of dental caries in students at a deaf–mute high school, Research in Developmental Disabilities. 2012; 33: 1279–1286.

8. Sunder K. Prevalence of Dental Caries, Oral Hygiene Status and Treatment Needs in Physically Handicapped Children Attending Various Special Schools of Davangere District. Indian Journal of Public Health Research & Development 2012; 3 (1): 159-167.

9. República de Colombia, Ministerio de salud. IV Estudio Nacional de Salud Bucal, (ENSAB IV), Situación de salud 2015; 265-371.

10.Galvis A. Evaluación de materiales y ambientes educativos computarizados. Informática educativa. 1993; 6 (1): 9-27.

11. Márquez P. Aspectos a considerar en la evaluación de los videos didácticos- plantilla para su evaluación 2001. (documento el línea) disponible en: http://www.peremarques.net/videoav2.htm [consultado: 2014, febrero 12].

12. Fernández J, Villalba A. Atención educativa de los alumnos con necesidades educativas especiales derivadas de una deficiencia auditiva. España: Cancillería de Cultura y Educación de la Generalitat Valenciana. 1996.

13. Díaz G, Prieto J. Representación social de prestadores de servicios de salud sobre la discapacidad auditiva. Revista Cubana de medicina General Integral 2014; 30(3): 326-333 (documento en línea) disponible en: http://www.scielosp.org/pdf/rcsp/v40n1/spu03114.pdf [consultado: 27 de julio de 2015].

14. Tutuy A, Martínez S, Vila V. Barrios C. La atención odontológica del paciente con deficiencia auditiva. Acta Odontológica Colombiana 2012; 2(2): 211-216 [Internet] Disponible en: http://www.revistas.unal.edu.co/index.php/actaodontocol/article/view/35552/pdf_146.

15. Fátima A, Elide M, Páez M, Sayago G, Valero D. Manejo de pacientes con diversidad funcional en el ámbito odontológico. Rev Venezolana Invest Odont IADR 2013;1(2):121-135. Depósito Legal: PP 199902DF816 ISSN: 2343-595X.

16. Dougall A, Fiske J. Access to special care dentistry, part 2. Communication. British Dental Journal 2008; 2005 (1):11-21.

17. Madrigal G, Martínez B, De la Teja E, Canto D. Manejo Estomatológico del niño sordo o con hipoacusia. Rev Mex Odon Clin 2006; 1(8): 26-32.

18. Garbin, E, Garbin A, Sumida A, Prado R, Gonzaga L, Evaluación del tratamiento personal recibido por pacientes sordos en consultorio odontológico. Acta Odontológica venezolana 2008; 46(4): 1-7 [Internet] Disponible en: www.actaodontologica.com/ediciones/2008/4/evaluacion_tratamiento_pacientes_sordos.asp

19. San Bernardino S, De Nova J, Mourelle M, Gallardo N. How to improve communication with deaf children in the dental clinic. Med Oral Patol Oral Cir Bucal 2007; 12(8): E576-81.

20. Champion J, Holt R. Dental care for children and young people who have a hearing impairment. British Dental Journal 2000; 189: 155 – 159.

21. Dougall A, Fiske J. Access to special care dentristy part 4. Education 2008; 205(3):119-130.

22. Alzamora L, Bello Z, Rodríguez F. Diseño de protocolo de atención odontológica a pacientes del instituto para la habilitación del niño sordo de Cartagena de Indias. Revista Ciencia y Salud 2009; 1(1): 62-68. (documento en línea) disponible en: http://www.cultura-sorda.eu/resources/Alzamora_Bello_Rodr$C3$ADguez_Diseno_protocolo_atencion_odontologica_pacientes_Instituto_Habilitaci$C3$B3n_Nino_Sordo_Cartagena_Indias_2009.pdf [consultado: 17 de julio de 2015].

23. Vilvey L, Díaz L, Sánchez L, Martínez M. Programa educativo de salud bucal en niños con necesidades educativas especiales. Revista Cubana de Tecnología de la Salud [revista en Internet]. 2014 [consultado 2015 Ago 4]; 0(0):[aprox. 0 p.]. Disponible en: http://www.revtecnologia.sld.cu/index.php/tec/article/view/297

24. Perdomo B, Dávila A, Deysimar F, Marco M. Material educativo computarizado sobre salud bucal diseñado para sordos. Experiencia en Mérida, Venezuela. Multiciencias [en línea] 2014, 14 (3): Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=90432809007, [consultado: 4 de agosto de 2015].

25. Castañeda N, Rodríguez A. Correspondencia entre la formación académica del estomatólogo relacionado con pacientes especiales y la práctica estomatológica integral. Revista Cubana Estomatología 2001;38(3):181-91 [Internet] Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/est/vol38_3_01/est06301.pdf

26. Álvarez Z, Carlos M, González E. 2002. Lecciones de didáctica general. Bogotá: Cooperativa Editorial Magisterio. 62 p.

27. República de Colombia, Ministerio de Educación, orientaciones pedagógicas para la atención educativa a estudiantes con limitación auditiva, Julio de 2006: disponible en: www.mineducacion.gov.co ISBN 958-691-267-1.

28. Casals E. Hábitos de Higiene Oral en la población escolar y adulta española. 2005: 8. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=s1138-123x2005000400002&script=sci_arttext&tlng=pt