Untitled Document

HÁBITOS Y PRÁCTICAS DE SALUD BUCAL EN ESCOLARES DEL AREA METROPOLITANA DEL VALLE DE ABURRÁ

HABITS AND PRACTICES OF ORAL HEALTH IN SCHOOLS OF METROPOLITAN AREA OF ABURRA VALLEY



Edwin J. Meneses-Gómez1
Annie M. Vivares-Builes2
Adriana Posada-López.3

 

1 Odontólogo, Esp. PhD. Ciencias Odontológicas. Profesor investigador Facultad de Odontología, Fundación Universitaria Autónoma de las Américas. Grupo de Investigación en Salud y Comunidad
2 Odontóloga. Profesora investigadora. Facultad de Odontología, Fundación Universitaria Autónoma de las Américas. Grupo de Investigación en Salud y Comunidad
3 Odontóloga, Mg. Epidemiología. Profesora Investigadora Facultad de Odontología, Universidad de Antioquia y Fundación Universitaria Autónoma de las Américas

 

Recibido 19 de Noviembre 2013/Enviado para modificación 19 de Diciembre 2013/Aceptado 29 de Diciembre 2013

 

RESUMEN

Objetivo. Caracterizar hábitos y prácticas en salud bucal en entornos escolares que interactúan con el programa de proyección social de la Facultad de Odontología de la Autónoma de las Américas durante el año 2012. Métodos. Se realizó un estudio descriptivo transversal con 224 escolares entre los 6 y 15 años. Se analizaron variables relacionadas con hábitos y prácticas en salud bucal, acceso a la atención odontológica, vinculación al SGSSS y estrato socioeconómico. Se realizaron análisis uni y bi-variados, cálculo del promedios, frecuencias absolutas y relativas con pruebas de Chi cuadrado de Karl Pearson. Resultados. Todos reportaron practicar el cepillado y más de la mitad los hacían tres veces por día. Se encontraron diferencias significativas en la frecuencia del cepillado relacionadas con el estrato socioeconómico; más de la mitad de los escolares no usaban seda dental con diferencias significativas por estrato socioeconómico siendo mayor el uso de la seda en los estratos más altos. La frecuencia en la visita al odontólogo y la ingesta de azúcares indicó diferencias relacionadas a la afiliación al SGSSS. La visita al odontólogo se relacionó estadísticamente con el uso personal del cepillo y la seda dental. Conclusiones. Es necesaria la reorientación de la formación de profesionales en salud bucal hacia prácticas en modelos educativos con enfoque comunitario que permitan comprender el proceso de salud enfermedad dentro de los diferentes contextos, partiendo de una identificación de los conocimientos, actitudes y prácticas saludables para mejorar el impacto de intervenciones desde los niveles comunitarios hasta individuales.

Palabras Clave: salud bucal; actitudes y prácticas; higiene bucal; odontología comunitaria.



ABSTRACT


Objective. Characterize habits and oral health practices in school environments that interact with the outreach program of the Faculty of Dentistry at the Autonomous University of the Americas in 2012. Methods. A descriptive cross-sectional study with 224 school children between 6 and 15 years was conducted. Habits and practices related to oral health variables, access to dental care, linking the SGSSS, socioeconomic status were analyzed. Univariate and bivariate analyzes were performed, and mean absolute and relative frequencies were calculated using Chi-square tests of Karl Pearson. Results. All had the habit of brushing and more than half made them three times a day. Significant differences were found in the frequency of brushing related to socioeconomic status, more than half the school did not use dental floss with significant differences by socioeconomic status was higher using this in the higher strata. The frequency of dental visit and intake of sugars related differences SGSSS said. The visit to the dentist was associated statistically with staff brushing and flossing. Conclusions. Reorientation of training in oral health professionals to practice in community education models approach for understanding the health-disease process within different contexts, based on an identification of the knowledge, attitudes and practices to improve the health impact is required interventions from community to individual levels.

Key Words (DeCS): oral health; attitudes and practice; oral hygiene; Community Dentistry.

 

 

INTRODUCCIÓN

La práctica profesional de la odontología ha privilegiado durante los últimos años la atención individual brindada en el escenario del gabinete dental, hecho que ha orientado al profesional a una mayor dedicación en reparar el daño, tradición que a muchos y sobre todo a personas del común les hace pensar que ésta es la única acción de desempeño en relación con la práctica odontológica. Lo cierto es que lo dicho antes, es solo una parte de las varias actividades y acciones que se enmarcan e integran en el concepto de la práctica en salud de un profesional en esta disciplina (1, 2).
Los nuevos fundamentos de la salud pública en el contexto colombiano (3), incluyen la integración del profesional hacia un análisis biopsicosocial del proceso de salud-enfermedad y los factores determinantes asociados. Los modelos académicos tradicionales, no incorporan a los alumnos al proceso de planeación y ejecución de un trabajo en equipo donde integre los conocimientos, destrezas y actitudes adquiridas en el desarrollo del proceso de formación. Esta misma formación de manera integral, debe permitir que se amplíe el concepto de la atención del paciente (individual) al de familia y comunidad (colectivo) y que el nuevo profesional sea capaz de conocer y valorar las estrategias en que se sustenta el modelo de salud desde una perspectiva de la Atención Primaria.
La propuesta del programa de odontología incluye la proyección social como parte de su plan curricular con actividades comunitarias que fortalecen el perfil de un nuevo profesional en el marco de la Atención Primaria en Salud (APS). Parte de este proceso, consiste en la caracterización de hábitos y las prácticas saludables relacionadas a escolares como la higiene bucal, visita al odontólogo y la de ingesta de azúcares de los menores participantes en el Proyecto Social de la Fundación Universitaria Autónoma de las Américas.
Este ejercicio de caracterización realizado por grupos de trabajo conformado por alumnos y profesores de la Facultad de Odontología, se propone bajo el marco de la práctica comunitaria y debe ser incluido en la formación del ser y en el hacer del estudiante y futuro profesional. Es importante además que trascienda a un profesional odontólogo que se perfile en sus oportunidades de integración al mercado laboral como miembro del equipo de la salud, con acciones que deben dar respuesta a las necesidades reales de mantener la salud de la comunidad, de su contexto, de las actitudes y prácticas en salud bucal.
Esta investigación tiene como propósito caracterizar hábitos y prácticas en salud bucal en entornos escolares, que integran el programa de proyección social de la Facultad de Odontología, durante el periodo 2012.

MATERIALES Y METODOS

Esta caracterización se presenta como un estudio descriptivo transversal. La información fue obtenida bajo el marco del gran Estudio Biopsicosocial de Salud Bucal que se desarrolla dentro del programa de proyección social de la Facultad de Odontología con la aplicación de un cuestionario estructurado, organizado en apartados y dimensiones que incluyen preguntas para obtener información para la caracterización sociodemográfica y preguntas relacionadas con hábitos y prácticas en salud bucal, adaptadas al contexto colombiano y las recomendaciones de los métodos básicos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). La población corresponde a comunidades que interactúa en la estrategia de prácticas comunitarias para la formación de odontólogos generales dentro del concepto general de práctica de salud con proyección social. Esta población incluye a las instituciones educativas, fundaciones y ONGs del área metropolitana del Valle de Aburrá, específicamente de la ciudad de Medellín y el municipio de Bello. En los actores se incluye a estudiantes de colegios del área urbana, a estudiantes de odontología de sexto semestre y a un equipo de profesores de la Autónoma de las Américas con sede en Medellín. Los encargados de la recolección de la información fueron capacitados, estandarizados y supervisados por profesionales preparados para la ejecución del trabajo de campo (4).
La muestra incluyó a 224 escolares en edades entre los 6 y 15 años de edad. Esta muestra fue seleccionada a conveniencia de escolares que participan del gran estudio biopsicosocial que se desarrolla dentro del programa de proyección social de la Facultad de Odontología y realizo un cronograma donde se programaron fechas para la recolección de la información. Para este estudio se tomó la variable sexo como grupos independientes para evaluar las diferencias desde una perspectiva de género; se incluyeron variables sociodemográficas como afiliación al Sistema General de Seguridad Social en Salud (SGSSS), el estrato socioeconómico y la edad (6 a 11 y de 12 a 15 años). Se evaluaron las variables como presencia de hábitos y tenencia de implementos para la higiene bucal, la asistencia al odontólogo en el último año y la frecuencia de ingesta de azucares.
La presente investigación contó con la autorización del Comité de Ética y Bioética (CEB) de la Fundación Universitaria Autónoma de las Américas al cual fue sometido; está clasificada como investigación sin riesgo y se respetaron los criterios que se expresan en la resolución 8430 de 1993 del Ministerio de Salud y Protección Social, por la cual se establecen las normas académicas, técnicas y administrativas para la investigación en salud. Se tuvo en cuenta el debido consentimiento informado, asentimiento y protección de la identidad de los menores evaluados y la veracidad de la información. Específicamente se manifiesta la ausencia de algún conflicto de interés, más allá de identificar los hábitos y prácticas en salud bucal de los menores entrevistados.
Para el análisis estadístico se propuso un análisis uni y bi-variado, cálculo de promedios (desviación estándar), frecuencias absolutas y relativas en relación a cada una de las variables sociodemográficas. Se hicieron pruebas de Chi-cuadrado de Karl Pearson, para diferencia de proporciones con el fin de observar la significación estadística entre las variables. Para el análisis de los datos se utilizaron los programas Excel® para Windows®, SPSS versión 19.0® (Chicago IL. USA).

RESULTADOS

Para desarrollar esta caracterización de hábitos y prácticas de salud bucal se evaluaron 224 escolares, de los cuales el 46,4% eran mujeres; todos los escolares valorados tenían edades comprendidas entre los 6 y los 15 años, con una media de 8,88 (±0,095) años. De la muestra, se encontró que el 88,8% (199) pertenecía a instituciones educativas y el 12,2% (25) a fundaciones y ONGs, ubicadas y distribuidas todas en las comunas 3, 4, 5, 6, 7, 11, 12, 13, 16 de la ciudad de Medellín y en el municipio de Bello del departamento de Antioquia. La distribución de la población evaluada por estrato socioeconómico indicó que del estrato uno se evaluaron 81 niños (36,2%), del dos 127 (56,7%) y del estrato tres 16 niños (7,1%). La afiliación al SGSSS en esta población indicó que se encuentran en régimen contributivo el 64,3% (144), régimen subsidiado el 33,9% (76) y como población vinculada el 1,8%.

Al evaluar la presencia de hábitos, sobre la higiene bucal (tabla 1) se encontró que la práctica de cepillado estaba presente en todos los escolares de la muestra. Este comportamiento indicó que el 78,9% (132) de los escolares se cepillaban los dientes “tres veces por día”, y se encontraron diferencias estadísticamente significativas relacionadas con el estrato socioeconómico (entre los hombres se identificó que había diferencias con el régimen de afiliación al SGSSS). Sobre la higiene de la lengua, hemos visto que se ve representada en el 85,7% (192), aunque no se encontraron diferencias estadísticamente significativas por sexo, edad, estrato socioeconómico, régimen de afiliación, ni de acuerdo al tipo de institución al que pertenecían los escolares.

Sobre los diferentes implementos de uso rutinario relacionados con las prácticas de higiene bucal, el uso personal del cepillo dental indicó que el 91,5% (205) no compartían su cepillo con ningún miembro de su familia, además no se encontraron diferencias estadísticamente significativas en cuanto al estrato socioeconómico, el régimen de afiliación al SGSSS, la edad, tipo de institución, ni por sexo (tabla 2).

El 54% (121) de los escolares no usa seda dental y el 25% (57) la usan sólo una vez al día (tabla 1), encontrándose diferencias significativas en cuanto al estrato socioeconómico tanto en hombres como mujeres, siendo más frecuente su uso en el estrato socioeconómico “tres”. De acuerdo a las edades y tipo de institución, sólo en los hombres se encontraron diferencias significativas. El uso de dentífrico estaba presente en el 93,3% (209) de los escolares (ver tabla 1) y no se encontraron diferencias significativas con las demás variables sociodemográficas (ver tabla 2).

De acuerdo a la frecuencia de visita al profesional odontólogo, se encontró que el 39,3% (88) lo visita una vez al año y el 32,6% (73) refirió no haber visitado al odontólogo en el último año (ver tabla 1). Se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre los regímenes de afiliación al SGSSS, con diferencias por sexos y con una mayor frecuencia de visitas al odontólogo en el régimen contributivo (tabla 3).

En relación a la frecuencia de ingesta de azúcares, se identificó que el 33,0% (74) de la población ingería dulces “tres o más veces al día” (ver tabla 1), con diferencias significativas relacionadas a los diferentes regímenes de SGSSS y para el sexo masculino. Al relacionar los hábitos de higiene bucal y la asistencia a servicios odontológicos, no se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre las frecuencias de visita al odontólogo y la práctica de cepillado, no obstante al evaluar el uso de la seda dental se encontró que quienes no habían asistido al odontólogo en el último año, representaban el mayor porcentaje de los que no usaban seda dental con diferencias estadísticamente significativas, especialmente en el caso de los hombres.

Así mismo se encontraron diferencias importantes en relación al uso personal del cepillo dental y la asistencia odontológica, siendo directamente proporcionales y con diferencias mayores para los hombres; además no se presentaron diferencias relevantes entre el cepillado de la lengua y las vistas al odontólogo. Respecto al uso de dentífricos como elemento de higiene bucal no hay diferencias estadísticamente significativas entre su uso y las visitas al odontólogo.
Finalmente se encontró que quienes reportan mayores consumos de dulces habían asistido sólo una vez al odontólogo en el último año pero sin diferencias significativas; al analizar la diferencia por sexos se encontraron datos relevantes para los hombres entre las visitas al odontólogo y la frecuencia de ingesta de azúcares.

DISCUSIÓN

Los resultados de este estudio reflejaron que la práctica de cepillado dental estaba presente de manera general en la población evaluada, donde más de la mitad realizan esta actividad con una frecuencia de “tres veces por día”. Se encontraron diferencias importantes en la práctica del cepillado y la relación con el nivel socioeconómico (ver tabla 2), así como la higiene de la lengua se identifica como un hábito presente en la mayoría de la población escolar. Es importante abrir la discusión de cuántas veces al día es recomendable realizar la práctica de cepillado dental o si por el contrario podemos afirmar que la frecuencia de sólo una vez al día puede ser un factor de protección. Algunos estudios como el realizado en España en el año 2007 por el profesor Ruiz Sedano et al., resaltan que es estadísticamente significativa la práctica del cepillado antes de acostarse, asociado al número de dientes en boca, como en el número de superficies afectadas por caries; de la misma manera hay que trabajar en la responsabilidad y el apoyo que de los padres de familia o cuidadores se debe hacer para garantizar correctas técnicas de cepillado en la población de edad escolar. Este estudio también evidencia que sí influye la presencia del hábito del cepillado en la disminución de indicadores de caries en escolares (5).
En cuanto a los implementos para las prácticas de higiene, la gran mayoría de los escolares utilizan su propio cepillo dental y con uso de crema dental, pero más de mitad de los escolares no utilizan elementos como la seda dental, identificando el mayor uso en el nivel socioeconómico alto de la muestra (correspondiente al estrato tres).
La frecuencia de visita al odontólogo y la ingesta de azúcares mostró diferencias en cuanto al tipo de afiliación al SGSSS, destacándose que se acude a los servicios profesionales en la mayoría de los evaluados al menos una vez al año y de la misma manera existe aparentemente una relación con el uso personal del cepillo y la seda dental. La ingesta de azucares es mayor en los escolares afiliados al régimen subsidiado y menor en los escolares del régimen contributivo.
Nuestro estudio de los hábitos de higiene y demás prácticas saludables en salud bucal permitió caracterizar la población de escolares del Proyecto Social de la Autónoma de las Américas en Medellín y parte del área metropolitana y hacer un paralelo con diferentes estudios nacionales e internacionales en especial de América Latina, dada la importancia del diagnóstico de conocimientos y prácticas de autocuidado en la orientación de las estrategias de promoción de la salud y prevención de la enfermedad en estas comunidades.
Considerando que el cepillado dental es implementado de manera general en la población evaluada, el uso de cepillo y crema dental concuerda con los resultados del Estudio Nacional de Salud Bucal -ENSAB III- donde el 98.4% de la población manifestó utilizar cepillo y crema dental para limpiar sus dientes (6); concuerda además con la Encuesta Nacional de Salud del 2007 (7) donde el 43% manifestó que cepillaban sus dientes “tres veces al día”, con diferencias en la frecuencia de acuerdo al SGSSS. En este último estudio nacional se encontró que el porcentaje de los menores de 10 años que usaban crema dental era de 55%, y el uso de seda de 3,3% mucho más bajo que los arrojados en el presente estudio. En razón que en estudios de América Latina se exponían resultados semejantes en la frecuencia del cepillado donde el 53,9% referían cepillarse los dientes tres veces por día (8), en México el 39,5% refirieron cepillarse los dientes “una o dos veces al día” (9), y cerca del 52.9% lo hacían “tres veces al día” (10), En otros análisis el 56.3% se cepillaba los dientes al menos una vez al día (11).
Examinando otros implementos usados de manera rutinaria durante las prácticas de higiene bucal, se encontró que el uso de la seda dental presenta similitudes con los resultados del ENSAB III donde el 37.4% señaló usar la seda dental y el 45.1% sólo ocasionalmente con el propósito de remover restos de comida entre los dientes. Sólo un 39% la utiliza habitualmente después del cepillado para completar su higiene oral (6).
En relación a los enjuagues bucales usados como coadyuvantes en control efectivo del biofilm oral para la prevención de enfermedades como caries y enfermedad periodontal, en el mercado existe una gran variedad de productos y con diferentes indicaciones clínicas (12, 13); éstas pueden estar relacionas con el aumento general en su uso como lo indican los resultados que se muestran de un 16,5% en el ENSAB III (6); hasta un 23% según la encuesta Nacional de Salud (7); resultado similar al reflejado en este estudio. En relación a esto es importante resaltar en toda estrategia educativa que su uso no debe reemplazar en ningún momento el control mecánico del biofilm dental.
Un bajo porcentaje de la población (2%) reconoce que la ingesta frecuente de azúcares puede tener capacidad cariogénica, actuando como un factor de riesgo para el desarrollo de caries tal y como lo evidencia la última Encuesta Nacional de Salud (7), donde además es percibido como un factor poco relevante a la hora de hablar del cuidado bucal, resultados que se relacionan con los arrojados en este estudio donde se muestra que la mayoría de la población tiene consumos de azúcar de forma rutinaria. Es posible que el papel del azúcar no sea tan importante como lo era en el pasado, antes de que la población fuera expuesta a múltiples fuentes de fluoruros (14); sin embargo es significativo concientizar a las comunidades que existe suficiente evidencia epidemiológica que indica una relación directa entre la cantidad, la frecuencia de ingesta de azucares y el tiempo en que estén en contacto con las superficies dentales para el desarrollo de una lesión (15, 16).
Al comparar la variable visita al odontólogo, se encontraron similitudes con otros estudios que se han realizado para relacionar la frecuencia de visita al odontólogo con otras variables sociodemográficas. Uno de ellos el realizado en una población de escolares de México donde el 63% de los escolares habían asistido a consulta odontológica en el ultimo año; adicionalmente se presentaron similitudes relacionadas con la afiliación a servicios de salud, detallando que asistían más los niños con seguro privado (17). Otros estudios reflejan porcentajes similares donde más del 50% de los menores evaluados habían asistido al odontólogo en el último año (8, 18, 19). En nuestro país los estudios muestran resultados similares a los expuestos, con un porcentaje de demanda y utilización de servicios de salud del 66% en el 1998 (6), de 60% y 42% para régimen contributivo y subsidiado respectivamente en la encuesta de salud de 2007 (7). Si se comprende la frecuencia a la consulta odontológica como indicador de acceso a servicios de salud en el componente bucal, se deben analizar las diferentes variables que pueden determinar la asistencia a dichos servicios, dado que varios estudios demuestran que los ingreso económicos, el área de residencia, el aseguramiento, la educación, y la ocupación son predictores de la utilización de servicios de salud odontológicos tanto a nivel preventivo como curativo (17, 20, 21). Conviene por lo tanto realizar un análisis más amplio en términos de la asistencia al odontólogo ya que en sí misma puede ser un factor de desigualdad en las diferentes poblaciones.
Es importante mencionar las fortalezas y limitaciones de este estudio. Las fortalezas pueden ligarse a que el estudio está dentro del marco de la proyección social de la Autónoma de las Américas, donde fue posible realizar comparaciones y análisis en una dimensión biopsicosocial, incluyendo variables sociodemográficas, por sexo, etc., lo cual permitió interrelacionarlas con los determinantes sociales de la salud. Otra fortaleza es que la actividad realizada es producto de la integración de actividades de investigación con la docencia y con la extensión universitaria, situación que promueve la formación apropiada y significativa. En el estudio se generaron limitaciones debido a que el grupo de edad de la muestra es seleccionada por conveniencia, incluyendo solo una parte de los escolares de la misma edad que pertenecen al proyecto, de la misma manera la representatividad (tamaño) numérica puede influir en algunas variables para en que algunos resultados puedan estar infra- o supra-estimados.
A partir de estos análisis cabe resaltar que existe una necesidad de reorientar las actividades de los profesionales de salud al nivel comunitario donde las estrategias debe incluir la comprensión de factores que determinan los comportamientos tales como conocimientos, actitudes y las prácticas en los determinados contextos social y cultural en los que intervienen los diferentes determinantes de la salud bucal.


Conclusiones

La muestra de escolares vinculados a las actividades de proyección social de la Facultad de Odontología de la Autónoma de las Américas en las comunas de Medellín, en su mayoría está caracterizada por ser una población estrato social bajo inferior (estrato dos) seguido del estrato marginal (estrato uno), predominando en la mayoría una vinculación al SGSSS al régimen contributivo seguido del subsidiado.
Sobre las prácticas saludables, el hábito del cepillado esta presente en una frecuencia de tres veces al día en más de la mitad de los escolares y la gran mayoría cepillan la lengua. Sin embargo se observa el uso de la seda dental sólo en el grupo de escolares de estrato bajo superior (estrato 3), evidenciando la asociación del uso de estos elementos a la capacidad económica. No se presenta una actividad importante con otros elementos de higiene bucodental.
La visita al odontólogo es un hábito frecuente de la población de escolares de las comunas de Medellín, siendo más frecuente en el grupo de nivel socioeconómico más alto, pero existe una tercera parte del grupo de escolares que no han visitado al profesional de salud bucal.
Hay un consumo alto de azúcares en los escolares de estrato social bajo inferior (estrato 1) y coincide con los de vinculación al régimen subsidiado.
Se hace necesaria una reorientación de la formación de profesionales en salud bucal hacia prácticas en modelos educativos con enfoque comunitario que permitan comprender el proceso de salud enfermedad dentro de los diferentes contextos sociales y culturales partiendo de una identificación de los conocimientos actitudes y prácticas saludables que permitan mejorar el impacto de las intervenciones desde los niveles comunitarios hasta los individuales.    


REFERENCIAS


1.         Sanchez Dagum E, Sanchez Dagum M. Odontología comunitaria: una estrategia de atención de la salud bucal; Communitary dentisitry: a strategy to promote dental health. Rev. Fac. Cienc. Méd.(Córdoba) 2006; 63(2, supl): 23-29.

2.         Latorre Uriza C, Bermúdez de Caicedo C, Botía López MA. Las prácticas sociales desde la Carrera de Odontología. Investigación en Enfermería. Imagen y Desarrollo 2011; 11 (2)
: 93-105.

3.         Montenegro Martínez G. Un nuevo enfoque de la salud oral: una mirada desde la salud pública. Universitas Odontológica 2011; 30 (64)
: 101-108.

4.         OMS, Encuestas de Salud Bucodental. Métodos Básicos. 4a. edición. Organización Mundial de la Salud, Ginebra 1997.

5.         Ruiz Sedano TE, Vicente Barrero M, Limiñana Cañal JM, Knezevic M, Hernández Perdomo O, Ruiz Sedano M, Serra Majem L. Importancia del cepillado antes de acostarse en la prevención de la caries. Estudio en una población infantil. Av. Odontoestomatol 2007; 23 (1): 45-50.


6.         Salud CMd. III Estudio Nacional de Salud Bucal ENSAB III. Bogotá, 1998.

7.         Rodríguez J RF, Peñaloza E, Eslava J, Gómez LC, Sánchez H, Amaya JL, Arenas R, Botiva Y. Encuesta Nacional de Salud 2007. Resultados Nacionales. Bogotá-Colombia, 2009.


8.         Lisbôa IC, Abegg C. Hábitos de higiene bucal e uso de serviços odontológicos por adolescentes e adultos do Município de Canoas, Estado do Rio Grande do Sul, Brasil. Epidemiologia e Serviços de Saúde 2006; 15 (4): 29-39.


9.         Irigoyen M, Zepeda M, Sánchez L, et al. Prevalencia e incidencia de caries dental y hábitos de higiene bucal en un grupo de escolares del sur de la Ciudad de México: estudio de seguimiento longitudinal. Rev ADM 2001; 53 (3): 98-104.


10.       Soria-Hernández MA, Molina N, Rodríguez R. Hábitos de higiene bucal y su influencia sobre la frecuencia de caries dental. Acta Pediátrica de México 2008; 29 (1)
: 21-24.

11.       Villalobos-Rodelo JJ, Lau-Rojo L, Ponce de León-Viedas M, et al. Factores asociados a la práctica de cepillado dental entre escolares.
Pediatría 2006; 73 (4): 167-171.

12.       Narayan A, Mendon C. Comparing the Effect of Different Mouthrinses on de novo Plaque Formation.
The journal of contemporary dental practice 2012; 13 (4): 460-463.

13.       Vitoria Miñana I. Promoción de la salud bucodental.
Pediatría Atención Primaria 2011; 13 (51): 435-458.

14.       Winter G. Epidemiology of dental caries. Archives of Oral Biology 1990; 35:S1-S7.


15.       Sheiham A. Dietary effects on dental diseases. Public health nutrition 2001; 4 (2b): 569-591.

16.       Blackwell D, Dalton M. Food, diet and oral health. Journal of the irish dental association. 2011;57 (4): 191-194.

17.       Medina Solis CE. Desigualdades socioeconómicas en la utilización de servicios de salud bucal: estudio en escolares mexicanos de 6 a 12 años de edad. 2009.
Cad. Saúde Pública, Rio de Janeiro 2009 25 (12): 2621-2631.

18.       Almerich-Silla JM. Encuesta sobre hábitos higiénicos orales en la población adolescente de la Comunidad Valenciana (2004). RCOE 2006; 11 (2): 195-201.

19.       Freddo SL, Aerts DRGdC, Abegg C, et al. Hábitos de higiene bucal e utilização de serviços odontológicos em escolares de uma cidade da Região Sul do Brasil; Oral hygiene habits and use of dental services among teenage students in a city in southern Brazil. Cad. saúde pública 2008; 24 (9): 1991-2000.


20.       Medina-solis CE, Casanova-Rosado AJ, Casanova-Rosado JF, et al. Factores socioeconómicos y dentales asociados a la utilización de servicios odontológicos en escolares de Campeche, México. Boletín Médico del Hospital Infantil de México 2004; 61 (4): 331-340.

21.       Jimenez R, Tapias‐Ledesma MA, Gallardo‐Pino C, et al. Influence of sociodemographic variables on use of dental services, oral health and oral hygiene among Spanish children. International dental journal 2011; 54 (4): 187-192.