Untitled Document

ASOCIACIÓN ENTRE MALOCLUSIONES Y HÁBITOS ORALES EN NIÑOS DE 4 A 11 AÑOS

ASSOCIATION BETWEEN MALOCCLUSIONS AND ORAL HABITS IN CHILDREN FROM 4 TO 11 YEARS OLD



Autores:
Adriana Mireya Buitrago López1
Jhonatan René Gómez Mancilla1
Sidney Salazar Sandoval1
Liliana Morón Cotes2
Juan CarlosPerilla Reyes3
Judith PatriciaBarrera Chaparro4

 


1Especialista en Ortodoncia de la Fundación Universitaria San Martín. Bogotá, Colombia.
2Morón Cotes Liliana. Fonoaudióloga. Docente Facultad de Odontología. Fundación Universitaria San Martín.
3Perilla Reyes Juan Carlos. Ortodoncista. Docente Facultad de Odontología.Fundación   Universitaria San Martín.
4Barrera Chaparro Judith Patricia. Odontóloga. Especialista en epidemiología. Docente de investigación. Facultad de Odontología. Fundación Universitaria San Martín.

 

Recibido 12 de Marzo 2013/Enviado para modificación 06 de Abril 2013/Aceptado 24 de Abril 2013

 

RESUMEN


Objetivo. Determinar la prevalencia de  maloclusiones y su relación con hábitos orales. Métodos. Estudio retrospectivo, se revisaron 101 historias clínicas de niños entre 4-11 años que iniciaron tratamiento de ortopedia. Las variables registradas fueron maloclusión esquelética, relación molar, mordida abierta, profunda, cruzada posterior y en tijera, over-jet aumentado, borde a borde e invertido y hábitos orales. Para determinar asociación entre las variables se aplicó la prueba de Chi2. Las hipótesis se probaron a un nivel de significancia p£ 0.05. Resultados. La prevalencia de hábitos orales fue 86,1%, los más frecuentes empuje lingual y deglución atípica (78,2%). Las maloclusiones más comunes fueron Clase III esquelética (50.5%), Clase II molar (49,5%), mordida profunda (60,6%) y overjet aumentado (34,7%).Se observó maloclusión Clase III esquelética y presencia  hábitos en 94,1%. La mordida cruzada posterior se presentó con patrón de crecimiento vertical en 72,7%, y con empuje lingual y deglución atípica (90,9%). Se presentó asociación significativa entre maloclusión esquelética Clase III yempuje lingual (p=0,036) y deglución atípica (p=0,008); Clase III molar ydeglución atípica (p=0,036); mordida abierta y succión digital (p=0,005) y empuje lingual (p=0,016); overjet borde a borde y deglución atípica y empuje lingual (p=0,007); presencia de hábito con maloclusión borde a borde e invertido (p=0,008). Conclusión. La prevalencia de maloclusiones y hábitos orales fue alta y con asociación entre maloclusión Clase III esquelética con empuje lingual y deglución atípica; Clase III molar con deglución atípica; mordida abierta anterior con  interposición lingual y succión digital; over-jet borde a borde con empuje lingual y deglución atípica.

Palabras clave: maloclusión; prevalencia; hábitos; respiración oral.


ABSTRACT


Objective. To determine the prevalence of malocclusion and its relationship to oral habits. Methods. Retrospective study, we reviewed medical records of 101 children aged 4-11 years who initiated treatment in orthopedics. The study variables were type of skeletal malocclusion, molar ratio, open bite, deep, and posterior cross scissor, increased overjet, edge to edge and inverted and oral habits. To determine association was applied chi-square test. The hypotheses were tested at a significance level of p£ 0.05. Results. The prevalence of oral habits was 86.1%, the most common and atypical swallowing tongue thrust (78.2%). Most common malocclusions were Class III skeletal (50.5%), molar Class II (49.5%), deep bite (60.6%) and overjet increased (34.7%). Class III skeletal malocclusion was observed in 94.1% patients with habits.Posterior crossbitewith vertical growth pattern in 72.7%, and atypical swallowing and tongue thrusting (90.9%). Weresignificant association between skeletal Class III malocclusion and tongue thrust (p = 0.036) and atypical swallowing (p = 0.008), Class III molar and atypical swallowing (p=0.036) and open bite and finger sucking (p = 0.005) and push lingual (p=0.016); overjet edge to edge and atypical swallowing and tongue thrusting (p=0.007), malocclusions with overjet edge to edge and inverted (p=0.008). Conclusions. The prevalence of malocclusion and oral habits was high, it wasassociation between Class III malocclusion skeletal and atypical swallowing tongue thrust;between Class III molar and atypical swallowing; betweenanterior open bite and tongue thrusting and thumb sucking; between overjet edge to edge and tongue thrust and atypical swallowing.

Keywords
: malocclusion; prevalence; habits, mouth breathing.


INTRODUCCIÓN


Las maloclusiones ocupan el tercer lugar entre las enfermedades estomatológicas, después de la caries y la enfermedad periodontal (1,2). Se estima que en la población norteamericana, el 20-30% de los individuos tienen una maloclusión que necesita tratamiento urgente, llegando al 60% los casos que necesitan tratamientos menores. En  la población colombiana  se reporta  apiñamiento en el maxilar inferior de 36.6% a los 12 años (3).

Diversos autores han reportado prevalencia de maloclusiones de 37,7% a71,4%(4-5)en niños, con índices para overjet aumentado entre 18,8% a 27,3%6,7; mordida cruzada de 17% a 20,8%(6-8); overbite aumentado 18,8%, mordida abierta anterior de 15,1% a 46,2%(6-9)y apiñamientode 13,5% a 21,6%(6,10).

En la mayoría de los casos, la maloclusión y la deformidad dentofacial no se deben a un proceso patológico, sino a una distorsión del desarrollo normal. Es frecuente que sean el resultado de una compleja interacción entre varios factores que influyen en el crecimiento y desarrollo, por lo tanto, no es posible describir un único factor etiológico específico (10).

Los hábitos orales son patrones reflejos de contracción muscular, de naturaleza compleja que se aprenden; se puede citar:hábito de succión digital, labial, respiración oral, deglución atípica, empuje lingual y onicofagia entre otros, siendo más frecuentes en la población infantil la deglución atípica, la interposición lingual, el empuje lingual y la succión digital (11).

En un estudio previo Morón et al., (12), en la Fundación Universitaria San Martín (FUSM), Colombia, reportaron que la prevalencia de hábitos orales en la población de 4 a los11 años fue de 80,1%, siendo mayor para deglución atípica con 69% seguido de empuje lingual con 61,1%. Otros autores, reportaron prevalencias de empuje lingual de 9,5% a 18,1%14,15, succión digital de 10%a 24,1% 14,16y para respiración oral de 30,9% a 58% (13 -15).

Otras investigaciones  han descrito la relación entre hábitos y maloclusiones,  Fukutaet al. (16), reportan la relación entre los hábitos de succión digital y maloclusiones con 65,7% (OR 1,54) y hábito de chupo y maloclusión con 81,2% (OR 5,46), Infanteet al. (17), estudiaron los efectos de los hábitos de succión en niños de 3 a 5 años, encontrando una fuerte correlación entre hábito oral y mordida abierta. Con relación a  mordida abierta anterior, entre 17,7%a 46,2% (9-10,18), asociada a hábitos de succión no nutritiva prolongada. Igualmente se ha descrito que el hábito, la hiperdivergencia y la relación vertical, aumentan significativamente la probabilidad de una mordida abierta anterior dentoalveolaren 36,3%(1), así como  para mordida cruzada posterior 5.8% a 18.2%, asociada a hábitos de succión no nutritivos(9,19).

Debido a la alta correlación entre hábitos y maloclusión en diferentes poblaciones, el objetivo de este estudio fue determinar la prevalencia de maloclusiones, su relación con hábitos orales y manejo clínico en niños entre 4-11 años.

MATERIALES Y MÉTODOS

Se realizó un estudio observacional retrospectivo donde se examinaron 101 historias clínicas de pacientes entre 4– 1 años, que asistieron a la clínica de ortopedia del posgrado de ortodoncia de la FUSM período 2006-2011. Este estudio fue aprobado por el Comité de Bioética de la Facultad de Postgrados de Odontología de la FUSM. La muestra se calculó con un nivel de confianza de 95% y un poder estadístico de 80%. Los criterios de inclusión fueron: pacientes en edades entre 4- 11 años, historia clínica con evaluación miofuncional firmada por la fonoaudióloga y plan de tratamiento aprobado.

Las variables que se registraron fueron: tipo de dentición (temporal, mixta, permanente), tipo de maloclusión esquelética según Sassouni (20) (Clase I, Clase II y Clase III), patrón de crecimiento según Ricketts (21) (horizontal y vertical), alteraciones en el plano transversal (mordida cruzada, mordida en tijera) (22), Alteraciones en el plano vertical (mordida abierta: uno o más dientes no alcanzan la línea de oclusión y no establecen contacto con los antagonistas; mordida profunda: sobrepaso exagerado de los dientes anteriores superiores sobre los inferiores en el plano vertical), Alteraciones en el plano antero-posterior (23) relación molar ClaseI: la cúspide mesovestibular del primer molar permanente superior esta en oclusión con el surco mesovestibular del primer molar inferior permanente; Clase II: la cúspide mesovestibular del primer molar permanente superior ocluye mesial al surco del primer molar inferior permanente; Clase III: la cúspide mesovestibular del primer molar permanente superior ocluye distal al surco del primer molar inferior permanente; Plano terminal recto: ambos planos de los segundos molares temporales están en un mismo nivel formando una línea recta; Escalón mesial:  el plano del molar inferior esta por delante del superior; Escalón distal:  el plano del molar inferior esta por detrás del superior), Overjet (23): distancia horizontal entre los bordes incisales superiores e inferiores a lo largo del plano oclusal, se mide en milímetros en sentido horizontal, desde el borde incisal del incisivo superior a la superficie vestibular del inferior;(aumentado: mayor a 4 mm, borde a borde: 0 mm; invertido: los incisivos inferiores sobrepasan a los superiores, se designa con signo negativo), tipo de hábito (empuje lingual, deglución atípica, respiración oral, succión de objetos, succión labial, succión digital, interposición lingual), Manejo clínico (terapia miofuncional, aparatología ortopédica y terapia miofuncional más aparatología ortopédica) y tipo de aparato.
La información se registró en un instrumento de recolección de datos, éste procedimiento fue  realizado por 3 investigadores, se realizó una prueba piloto con diez historias clínicas para verificar la consistencia del instrumento.

Análisis estadístico

La información se digitó en una base de datos en Microsoft® Excel Versión: 14.0.6112.5000 – 2010 y se procesó en los  paquetes estadísticos S.P.S.S. Versión 15,0 y EPIDAT 3.1. Para las variables cualitativas se construyeron tablas de frecuencia absoluta y porcentaje. Las variables cuantitativas se midieron con promedios y desviación estándar y para la asociación entre las variables se aplicó la prueba de Chi cuadrado. Las hipótesis se probaron a un nivel de significancia de p£ 0.05.


RESULTADOS


Se revisaron 101 historias clínicas, procedentes de 40 pacientes de sexo masculino, (39,6%) y 61 de sexo femenino (60,4%). El promedio de edad fue 8,23±1,8 años, con una mínima de 4 años y una máxima de 11 años, la variabilidad fue heterogénea (CV=22,1%).

El manejo clínico más utilizado fue aparatología ortopédica 98% (n=99), en cuanto al tipo de dentición, la más frecuente fue dentición mixta 90,1%, (n=91). El grupo de edad más común fue de 7 a 9 años  50,1% (n=51). El patrón de crecimiento,más frecuente  fue vertical 48,5% (n=49). La maloclusión esquelética más predominante fue Clase III  50,5% (n=51). En cuanto a alteración en los tres planos del espacio, en el anteroposterior (relación molar)  la más relevante fue la Clase II 49,5% (n=50), en sentido vertical la maloclusión que más predominó fue  mordida profunda  60,6%, (n=60), en el plano transversal la más frecuente fue oclusión normal  74,7% (n=68) y el overjet más significativo fue aumentado   34,7% (n=34) (tabla 1).

Tabla 1. Características de la muestra de estudio

La prevalencia de hábitos orales en la población fue de 86,1% (n=87), con mayor frecuencia empuje lingual y deglución atípica 78,2% (n=79), el hábito que menos se presentó fue succión digital 4% (n=4) (tabla 2).

Tabla 2. Prevalencia de hábitos orales

El manejo clínico inicial fue aparatología ortopédica, de la cuál la más frecuente fue placa activa con tornillo medio de expansión 31,7%, (n=32), seguido de máscara facial 27,7%, (n=28) y hyrax bondeado 25,7% (n=26).

En cuanto a la maloclusión esquelética, se encontró asociación estadísticamente significativa entre la maloclusión Clase III y los hábitos de  empuje lingual (p=0.036) y deglución atípica (p=0.008). En los pacientes con hábito prevalece la Clase III con 94,1%. Ésta se presentó en el sexo femenino en 66,7%. En la maloclusión Clase II esquelética prevaleció el grupo de 7-9 años (58,1%) y el patrón de crecimiento vertical (64,5%).  La Clase I esquelética fue más frecuente en dentición mixta (94,7%).

Maloclusión anteroposterior
Se encontró asociación estadísticamente significativa entre  relación molar Clase III y hábito de deglución atípica  (p=0,036). La Clase II molar se relacionó con el grupo 7-9 años (p=0,00) y dentición mixta (p=0,00). El 90% de los  pacientes con Clase III molar presentaron empuje lingual. La relación molar Clase I se presentó más en el sexo femenino (75%). La Clase II molar fue más común en aquellos pacientes con patrón de crecimiento vertical (54%) (tabla 3).

La mordida abierta presentó asociación estadísticamente significativa con succión digital (p=0.005) y empuje lingual (p=0.016). La mordida abierta fue más común en los pacientes con hábito de interposición lingual con 22.2% (n=2). La mordida normal fue más común en dentición mixta (100%) y en el sexo femenino (66.7%). La mordida profunda se presentó más en el grupo de 7-9 años (53,3%).

Las alteraciones en el plano transversal, la mordida en tijera tuvo una asociación estadísticamente significativa en el grupo de 7-9 años (p=0.015). La mordida en tijera fue más común en el sexo femenino (66,7%)  y  en dentición mixta (100%). En la mordida cruzada posterior predominó el patrón de crecimiento vertical (72,7%) y los hábitos empuje lingual y deglución atípica (90,9%). 

Tabla 3. Correlación entre el tipo de maloclusión anteroposterior  y variables de estudio

*Significativo al 0,05   /  **Significativo al 0,01; R.M (relación molar); P.T (plano terminal); E. (escalón)

En cuanto a las alteraciones en overjet, se evidencio que el overjet borde a borde se correlacionó con deglución atípica y empuje lingual (p=0.007) y con el grupo de 4-6 años (p=0.011). Los pacientes que presentaron hábito se correlacionaron con maloclusión borde a borde e invertido (p=0,008). El overjet borde a borde fue más frecuente en dentición mixta (100%); el overjet normal predominó en sexo femenino 71,9% y en aquellos pacientes con patrón de crecimiento vertical (53,1%) (tabla 4).


Tabla 4. Correlación entre alteraciones en overjet y variables de estudio

 

*Significativo al 0,05  /  **Significativo al 0,01; B. (borde)


DISCUSIÓN

Los hábitos bucales son patrones de contracción muscular de naturaleza compleja que se aprenden por repetición y llegan a convertirse en inconscientes (24,25). Existen hábitos beneficiosos o funcionales como la masticación, deglución y respiración normal, los cuales sirven de estímulo para el crecimiento de los maxilares, pero los hábitos conocidos como perjudiciales o perniciosos, actúan como causantes de las maloclusiones, debido a que éstos pueden alterar la posición de los dientes y la relación y forma de las arcadas dentales, interfiriendo en el crecimiento normal y la función de la musculatura orofacial, dando lugar a diferentes maloclusiones dentales y/o esqueléticas (26).

Los resultados del presente estudio mostraron  una prevalencia de maloclusión Clase III esqueléticamás alta que otros estudiosrealizados en población general (27), lo mismo que en Overjet aumentado (4) y  mordida profunda (6, 20, 28). En cuanto a relación de Clase II molar se observó prevalencia similar a  la de otros autores. (28-29).

Distintos autores han establecido relación entre maloclusiones y presencia de hábitos anómalos, entre  58% a 87% (30-31). Cavalcanti et al. (31), reportan que los niños que presentaban hábitos bucales tenían 12 veces más riesgo de presentar maloclusiones que los niños que no tenían hábitos (O.R.=12,5), de otro lado, Campos et al. (32), indican esa asociación con OR= (2,37). En el estudio realizado en la FUSM por Morónet al. (12), se  recomendó enfatizar el seguimiento a los pacientes, en forma dirigida y multidisciplinaria por parte de los clínicos, padres o acudientes, para brindar un tratamiento integral a las maloclusiones relacionadas con hábitos orales. En el presente estudio se observóalta prevalencia de hábitos orales con86.1%, los de mayor frecuencia empuje lingual y deglución atípica; estos resultados concuerdan con el estudio de Aguilaret al. (2), Morón et al. (12) y Martínez et al. (33). Los datos del presente estudio difieren de otro realizado en Japón, con el mismo grupo etáreo, donde la prevalencia fue  de 42,8% (16), esta diferencia se puede atribuir a la alta frecuencia de pacientes con Clase III esquelética que participaron en el actual estudio, lo cual aumenta el riesgo de presentar el hábito.

En el presente estudio se encontró asociación estadísticamente significativa entre  empuje lingual y deglución atípica con maloclusión esquelética Clase III,  y Clase III molar con deglución atípica, similar a lo reportado por Lasteret al. (34), entre empuje lingual y Clase III esquelética. Dentro de la patogenia de la Clase III uno de los factores a tener en cuenta es el neuromuscular, ya que al encontrarse la mandíbula  en posición anterior, la lengua adopta una posición baja haciendo presión en los incisivos inferiores, generando fuerzas suficientes para provocar modificaciones dentarias o dentoalveolares (34-36).

Otro hallazgo importante del presente estudio fue la asociación significativa entre mordida abierta anterior y los hábitos de  succión digital y empuje lingual, al respecto, diversos autores plantean esta misma asociación entre 17,7% a 46,2%(37–39). Estos hábitos por la posición de la lengua afectan el crecimiento de la apófisis alveolar, causando alteración en la erupción dentaria, mordida abierta anterior, disminución del overbite y aumento del overjet (16,18,40). La maloclusión también conlleva a una posición anormal de la lengua y altera la función, de manera que no en todos los casos los hábitos son el factor causal, sino que su presencia obedece a un mecanismo funcional adaptativo. Fukutaet al. (16), refieren que la mordida abierta anterior se puede producir a edades tempranas asociada a la succión no nutritiva mayor a seis horas diarias, de otro lado, Warren et al. (41), reportan que esta maloclusión persiste de acuerdo a la duración del hábito, así mismo, la frecuencia e intensidad del hábito, determina la severidad de la maloclusión. Ovseniket al. (42), concluyen que el hábito de succión debe ser considerado como un factor importante en la etiología de las maloclusiones, ya que si el comportamiento de succión persiste hasta los 5 años de edad,  se relaciona con deglución atípica en edades posteriores.

En  los pacientes con mordida cruzada posterior predominó el patrón de crecimiento vertical, el empuje lingual y la deglución atípica. Se trata de una maloclusión común en la dentición primaria y mixta, con una frecuencia más alta en niñas que en niños (43); en este sentido, Beraudet al. (44), reportan que la deglución atípica es el hábito más observado en los niños con mordida cruzada posterior; por otro lado, Ponce et al. (29), en niños mexicanos, observaron una prevalencia de 4%, considerablemente por debajo de lo reportado en otros estudios, lo cual se relaciona con las costumbres propias de la población como el consumo de dieta sólida a edades tempranas lo cual produce estímulos a los maxilares permitiendo su normal desarrollo.

El origen de la mordida cruzada puede ser esquelética, dental y/o funcional; esquelético como resultado de una discrepancia en la estructura ósea mandibular o maxilar superior, que se identifica por una discrepancia básica en el ancho de las arcadas; dental como resultado de un patrón de erupción deficiente, en donde es posible que no haya alteración del hueso basal, y la funcional por el desplazamiento de la mandíbula a una posición anormal, pero a menudo más confortable. Igualmente, en pacientes respiradores bucales es frecuente encontrar alteraciones del crecimiento transversal del maxilar como paladar profundo y mordida cruzada, por lo tanto la posición de la lengua es baja, lo que contribuye al estímulo del crecimiento mandibular. Pocos estudios han evaluado la asociación entre overjet y hábitos orales, se encontró correlación entre overjet borde a borde y los hábitos de deglución atípica y empuje lingual y edad de 4-6 años. De igual manera, se encontró asociación entre la presencia de hábito con overjet borde a borde e invertido; este hecho puede ser parte del proceso fisiológico para establecer una oclusión normal.

Una de las limitaciones del presente estudio radica en el diseño retrospectivo del estudio, lo cual no permite la estandarización en la captura de datos fuente de la investigación, sin embargo, los resultados de este estudio permiten analizar la necesidad en atención interdisciplinaria y temprana de la relación entre maloclusiones y hábitos orales.

Conclusión

La elevada prevalencia de maloclusiones y hábitos orales  y su asociación, observadas en esta investigación, evidencia la necesidad de identificar tempranamente maloclusiones que puedan presentarse en pacientes en crecimiento y desarrollo, con el fin de ofrecer prevención primaria y manejo multidisciplinario con el fin de interceptarlas a tiempo y prevenir futuras patologías.


REFERENCIAS

1. Mora C, López R, Farray L, Dominguez R, Boza Y, Boza D. Tratamiento ortodóntico – logopédico, utilizando un aparato de Hawley modificado. Revista Electrónica de las Ciencias Médicas en Cienfuegos. Medisur.2003; 1:125.

2. Aguilar M, Villaizá C, Nieto I.Frecuencia de hábitos orales factor etiológico de maloclusión en poblaciónescolar. Revista Latinoamericana de Ortodoncia y Odontopediatria.Ortodoncia.ws edición electrónica octubre 2009. [internet]. [Consultado 2011 Agosto 16] Disponibleen:http://www.ortodoncia.ws/publicaciones/2009/pdf/art22.pdf.

3. Quirós O.Características de la oclusión de los niños del jardín de infancia Beatriz de Roche del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas IVIC. Acta Odontológica Venezolana. [internet]. [Consultado 2011 jul 23] Disponible en:http://www.actaodontologica.com/oscar_quiros/caracteristicas_oclusion.asp.

4. Vallejo A, García de los Reyes P, López E, González M, Pipa I, Acevedo A. Prevalence of malocclusion in order to non nutritive sucking habits in children between 3 and 12 years-old.Av. Odontoestomatol 2011; 27 (3): 137-45.

5. Valente A, Mussolino ZM. Freqüência de sobressaliênciasobremordida e mordida abertanadentiçãodecídua. Rev. Odontol. 1989; 3 (3): 402-7.

6. Abreu E, Fonseca T, Gondim A. Prevalência de má-oclusão e fatores relacionados à suaocorrênciaempré-escolares da cidade de São Luís – MA – Brasil. Rev PósGrad. 2005; 12(2):212-21

7. Serra-Negra J, Pordeus I, Rocha J. Estudo da associação entre aleitamento, hábitos bucais e má-oclusões. RevOdontolUniv São Paulo. 1997;11(2):79-86.

8. Podadera Z, Ruiz D. Prevalencia de hábitos deformantes y anomalías dentomaxilofaciales en niños 3-6 años de edad. Revista Cubana Estomatológica.2002-2003; 41 (2).

9. Glazer K, Barros A; Peres M, Gomes C. Efeitos da amamentacao e dos habitos de succao sobre as oclusopatiasnumestudo de corte. Rev Saúde Pública 2007; 41, (3): 343-50.

10. Anthony A, Gianelly J. Crowding: timing of treatment. AngleOrthod. 1994; 64(6): 415-8.

11. Villavicencio J, Hernández J. Efectividad de la rejilla palatina en el tratamiento del hábito de succión digital en niños.Revista Colombia Médica. 2001; 32(3):130-2.

12. Morón L, Barrera J, Forero P, Muñoz R. Prevalencia de hábitos orales en niños de 4 a 11 años tratados en la clínica de ortopedia del postgrado de ortodoncia. Fundación Universitaria San Martin. Período 2000-2006. Revista Científica de la Sociedad Colombiana de Ortodoncia. 2010;17(16):23-9

13. Maureen J, García S, De la Casas C, Mora P, Apolinaire P. Buccalhabits: frequency and clinicappearance in childrenbetween 5 and 11 years. Revista Electrónica de lasCienciasMédicas en Cienfuegos.Medisur 2009; 7(1):234-9.

14. Santiso A, Legón Y, Sidres M, Gómez I, Brito R. Time evaluation of breastfeeding as a risk factor in alterations of temporary dental occlusion. Rev Cubana Odontoestomatología. 2011; 17(4):87-93

15. Jiménez A, Torres M, Lores E. Relación entre lactancia materna exclusiva, hábitos bucales deformantes y anomalías dentomaxilofaciales. Policlínico Rafael Valdés 2011. Revista Latinoamericana de Ortodoncia y Odontopediatría Ortodoncia. Ortodonciaws[internet]Junio 2012.Disponible en: www.ortodoncia.ws.

16. Fukuta O, Braham R, Yokoi K, Kurosu K. Damage to the primary dentition resulting from thumb and finger sucking. J Dent Child.1996; 63(6):403-7.

17. Infante PF. An epidemiologic study of finger habits in preschool children, as related to malocclusion, socioeconomic status, race, sex, and size of community.ASDC J Dent Child. 1976;43(1):33-8.

18.Cozza P, Baccetti, Franchi L, Mucedero M, Polimeni A. Sucking habits and facial hiperdivergencyas risk factors for anterior open bite in the mixed dentition. Am J OrthodDentofacialOrthop. 2005; 128: 517-9.

19. Emmerich A, Fonseca L, Elias A, Vieira de Medeiros U. The relationship between oral habits, oronasopharyngeal alterations, and malocclusion in preschool children in Vitória, Espírito Santo, Brazil.Cad SaúdePública Rio de Janeiro 2004; 20 (3):377-89.

20. Sassouni, V. Classification of skeletal facial types. Am Orthod Dento facial Orthop. 1969; 55(2): 123-128.

21. Braun S, Bottrel J. Pilot study evaluating the effects of a cervical headgear on the C-axis: the growth axis of the dentomaxillary complex. Am Orthod Dento facial Orthop. 2004; 26 (6): 694-698.

22. Baydas B; Yavuz I, Atasaral N. Investigation of the Changes in the Positions of Upper and Lower Incisors, Overjet, Overbite, and Irregularity Index inSubjects with Different Depths of Curve of Spee. AngleOrthod. 2004;74(7): 349-355.

23. Sancho L. Enfermedades bucodentales. Incidencias y riesgo. Rev Colegio Oficial Odont Estomatol. 2005; 2:1-3.24. Riego Y, Costa D, Rodríguez S, Crespo M, Laffita Y. Principales hábitos deformantes en escolares de primer grado del Seminternado 30 de Noviembre. MEDISAN. 2010; 14(1):1-5.25. Premkumar S, AvathvadiVenkatesan S, Rangachari S. Altered oral sensory perception in tongue thrusters with an anterior open bite.Eur J Orthod. 2011; 33(2):139-42.

26. Popovich F, Thompson GW. Thumb- and finger-sucking: its relation to malocclusion. Am J Orthod. 1973;63(2):148-55.

27. Almeida M de, Vedovello F, Vedovello S, Lucatto A, Torrezan A. Prevalência da máloclusãoem escolares da rede estadual do municipio de Manaus, AM – Brasil. RevGauch de Odontol.2007; 55(4):389-94.

28. Montiel J. Frecuencia de maloclusiones y asociación con hábitos perniciosos en una población de niños mexicanos de 6 a 12 años de edad. Revista ADM. [internet]. 2004; 61 (6).Consultado 2010 mar 28. Disponible en: http://www.medigraphic.com/pdfs/adm/od-2004/od046c.pdf

29. Ponce M, Hernández Y. Frecuencia y distribución de maloclusión en una población de 0 a 6 años de edad en San Luis Potosí México. Revista Latinoamericana de Ortodoncia y Odontopediatría. [internet]. Consultado: 2011 feb 06.Disponible en: http://www.ortodoncia.ws/publicaciones/2006/frecuencia_distribucion_maloclusion.asp.

30. Tomita N, Bijelia V, Laercio F. Relação entre hábitos bucais e máoclusãoempré-escolares. RevSaúde Pública. 2000;34(3):299-303.

31. Cavalcanti A, Medeiros – Bezerra P, Moura C. Aleitamento Natural, Aleitamento Artificial, Hábitos de Sucção e MaloclusõesemPré-escolares Brasileiros RevSaúde Pública[internet]. 2007; 9 (2):194-204.

32. Campos R, Scavone H, Gamba D, Cotrim – Ferreira F. Breastfeeding and non-nutritive sucking patterns related to the prevalence of anterior open bite in primary dentition J. Appl. Oral Sci. 2011; 19(2):161 – 8.33. Martínez, C., Mardones, T. Contribución al estudio del origen de malos hábitos orales. Rev Den Chile. 1981; 1(92): 31.

34. Laster H. Occlussion in the primary and early mixed dentitions in a group of Tanzanian and Finnish children. J Dent child. 2004; (57): 293 – 8.

35. Vilela M, Tornisiello C, Rosenblatt A. Non-nutritive sucking habits, dental malocclusions, and facial morphology in Brazilian children: a longitudinal study. Eur J Orthod.2011; 33(4): 413-418.

36. Murrieta F, Allendelagua I, Pérez E, Juárez-López A, Linares C, Melendez F, Zurita V, Solleiro G. Prevalencia de hábitos bucales parafuncionales en niños de edad prescolar en Ciudad Nezahualcóyotl. Bol Med Hosp Infant Mex. 2011; 68(1):26-33.

37. Ogaard B, Larsson E, Lindsten R. The effect of sucking habits, cohort, sex, intercanine arch widths, and breast or bottle feeding on posterior crossbite in Norwegian and Swedish 3-year-old children.Am J Orthod Dento facial Orthop. 1994; 106(2):161-6.

38. Larsson E. Sucking, chewing, and feeding habits and the development of crossbite: a longitudinal study of girls from birth to 3 years of age.Angle Orthod. 2001; 71(2):116-9.

39. Karjalainen S, Rönning O, Lapinleimu H, Simell O. Association between early weaning, non-nutritive sucking habits and occlusal anomalies in 3-year-old Finnish children.Int J Paediatr Dent. 1999;9(3):169-73.

40. Svedmyr B. Dummy sucking. A study of its prevalence, duration and malocclusion consequences.Swed Dent J. 1979; 3(6):205-10.

41. Warren JJ, Slayton RL, Bishara SE, Levy SM, Yonezu T, Kanellis MJ. Effects of nonnutritive sucking habits on occlusal characteristics in the mixed dentition. Pediatr Dent. 2005; 27(6):445-50.

42.Ovsenik M, Farcnik FM, Korpar M, Verdenik I. Follow-up study of functional and morphological malocclusion trait changes from 3 to 12 years of age. Eur J Orthod. 2007; 29(5):523-9.

43. Helm S. Malocclusion in Danish children with adolescent dentition: an epidemiologic study. Am J Orthod. 1968; 54(5):352-66.

44. Beraud D, Sánchez M, Murrieta F, Mendoza V. Prevalencia y factores de riesgo de mordida cruzada posterior en niños de 4-9 años de edad en ciudad Nezahualcóyotl. Bol MédHospInfantMéx. 2004; 61(2):141-8.